1. Inicio Blog
  2. Ricardo Martí

Ricardo Martí

Ocio y Cultura

Eduardo Viñuales: un pirineísta contemporáneo

(Ricardo Martí)
03/04/2019 - 18:33 h.
0 comentarios

El zaragozano acaba de publicar su último libro '365 días en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido'

Eduardo Viñuales con sus prismáticos en lo alto del Cañón de Ordesa

Eduardo Viñuales Cobos es muchas cosas a la vez. Escritor, montañero, fotógrafo, naturalista de campo, periodista, ecologista, pirineísta... Su punto en común es el amor por la montaña aragonesa. Todo ello lo ha plasmado en su medio centenar de libros. Con 47 años este zaragozano sigue creciendo como creador de emociones que transmite a todos los apasionados de la naturaleza. Éso se refleja en su último libro: 365 días en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

- ¿Cómo se gestó su último libro 365 días en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido?

- Nace de una idea que tenía desde hace muchos años. Me gusta seguir el devenir de la naturaleza, los pequeños acontecimientos que no son noticia y que no salen en los periódicos o los telediarios pero que nos alimentan el alma a muchos naturalistas y montañeros. Esos acontecimientos nunca habían sido recogidos en un libro sobre el Parque Nacional de Ordesa, desde el 1 de enero al 31 de diciembre.

- ¿Qué contenidos tiene el libro?

- He recogido no solo el paisaje, sino la fauna y la flora. La climatología está muy presente. También están los ciclos humanos vinculados con la naturaleza, la siega de la hierba, cuando los rebaños suben al Puerto de Góriz o son empujados a la tierra llana... También las festividades como son el carnaval o el palotiau de Torla.

- ¿Qué balance hace del postcentenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido?

- La gestión de Ordesa es bastante buena hace muchos años, desde que lo llevaba el Estado. Es un sitio que se ha cuidado con mucho mimo y ha sido el espacio estrella en inversiones, que se han cortado con la crisis en los últimos años. Aparte de invertir en municipios hay que hacerlo en temas de la conservación de la naturaleza. Harían falta depuradoras en los municipios del entorno, regular el acceso a ciertos lugares como el cañón de Añisclo. El colofón excelso del centenario hubiera sido la ampliación del parque, que a nivel institucional no se ha pedido. Tan solo desde grupos ecologistas o científicos.

- ¿Por qué hay tanta dificultad para la ampliación?

- A veces la protección de la naturaleza se ha visto como una cortapisa hacia ciertas actividades. Los beneficios superarían con creces a los perjuicios. Los parques actualmente tienen de 30.000 a 50.000 hectáreas de extensión como Picos de Europa, Cabrera, Sierra Nevada o Doñana. Ordesa tiene 15.600 hectáreas y es un parque nacional pequeño. El entorno de Bujaruelo, la Pardina del Señor, La Munia, Barrosa o Gistain no desmeceren la máxima categoría de protección. Si se ampliara, las inversiones se tendrían que aumentar y revertirían en forma de turismo sostenible. Estos lugares los blindaríamos más de cara a alguna posible amenaza en el futuro.

En la cima del Moncayo

- ¿Cual es su lugar preferido de la naturaleza aragonesa?

- El Moncayo junto a Ordesa. El techo de Zaragoza lo habré subido una veintena de veces. Mi primer pico fue el Moncayo con ocho años. Mi madre era de Tarazona y siempre fuimos a esta montaña. Era verano y mis padres veraneaban en el santuario. A mitad de subida le dije a mi padre que no podía más, que me cansaba. Pero me indicó que tomara chocolate porque me daría energía. Era todo psicológico porque me puse las pilas. Bajé tan lanzado que dejé por detrás a mi padre. Pero lo estaban bajando entre dos porque había sufrido una lesión.

- ¿Qué tipo de libro le gusta más escribir?

- Depende de la editorial, las colecciones, el formato… He hecho de todo, desde un cuento para niños de Ordesa con dibujos, un libro de viajes con Antón Castro o el último que es más fotográfico. Cada uno tiene su personalidad y un punto en común: el amor a la naturaleza y la montaña. No querría que mis libros sirvieran para hacer desmanes o que la gente los mal usara para tirar basura o que sucedan cosas como en el Salto de Bierge.

- ¿La gente se conciencia ahora más del respeto a la naturaleza?

- Creo que no del todo. Suceden todavía cosas muy graves en la montaña. Por ejemplo, en Cerler se van a hacer 2.930 viviendas. Esto es un pelotazo urbanístico en plena montaña. Hay un valle salvaje en Castanesa, al lado, donde se sigue perdiendo población y donde compraron, a precios millonarios Aramón, el Gobierno de Aragón e Ibercaja terrenos para hacer otra urbanización y unas pistas de esquí que nunca se han hecho gracias a Dios.

Hay cosas menores como negocios que predican con el turismo sostenible, sin tener nada que ver. En Sobrarbe se ha creado una empresa que sube con sus clientes a cumbres en helicóptero para bajar esquiando o con bici de montaña. Esto sucede también en Andorra o el Pirineo catalán pero son ejemplos molestos que no se deberían permitir. En los Alpes todo esto se ha planteado evitarlo. La montaña tiene que ser para el que la camina y no todo vale.

En la cima del pico Tendeñera

- ¿Son compatibles las pistas de esqui con el respeto a la naturaleza?

- Hay varias estaciones de esqui en Aragón, funcionan bien, pero no se debería hacer lo de Formigal en Espelunciecha. Llegamos a ampliar la zona de esquí hasta la frontera con el parque nacional francés. Deseo lo mejor a las estaciones de esquí, pero a veces hay un afán urbanístico detrás.

- Es una persona polifacética. ¿Cómo se definiría?

- Primero soy amante de la naturaleza y de la montaña. Soy un naturalista de campo, empecé viendo pájaros y la observación de la naturaleza fue lo que me enganchó. Me siento montañero y tengo vínculos con muchos clubs. Hice un curso de iniciación con Montañeros de Aragón. Me siento fotógrafo porque enseguida cogi una cámara para captar la naturaleza y las excursiones. Además, soy miembro de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

- ¿Se considera un pirineísta moderno?

- En cierta manera sí, considerando que el pirineísta es un montañero en los Pirineos que debe cumplir tres cometidos. Uno subir a las cumbres. Otra segunda faceta es escribir sobre ellas, y la tercera es sentir la montaña. Cuando subes, escribes y sientes dejas plasmado algo más. Sensibilidad, poesía, sentimiento, vivencia que deja en el corazón. Me intento aproximar a la imagen de aquellos pioneros que escribían con tanto corazón y pasión sobre estos paisajes. Después de cien años nadie como el conde Russell o Lucien Briet han dejado documentos tan maravillosos como lo que ellos escribieron.

365 días en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

- ¿A quien admira más de los primeros pirineistas?

- Tanto Russell como Briet son mi referencia. Henry Russell como buen vividor de los paisajes, soñador, lo que escribió era poesía. Alquiló al gobierno francés el glaciar del Vignemale para excavar unas cuevas y pasar largas temporadas a 3.000 metros. Es algo que me gusta mucho, dormir en las alturas al raso. Briet además de describir la naturaleza, tenía el don de la fotografía en una época más difícil donde tenía que llevar grandes placas de cristal al hombro. También añadiría a Louis Ramond de Carbonnieres, un barón alsaciano. Era naturalista. Subió a las cumbres, anotaba sus alturas, la presión atmosférica, describía las plantas…

- ¿Qué proyectos tiene en mente?

- A corto plazo voy a publicar un libro sobre el Moncayo con la Institución Fernando el Católico y otro sobre pueblos con encanto de Aragón con la editorial Sua. También estoy enfrascado en otro tema de turismo ornitológico. Espero que mis libros y mis escritos me permitan seguir disfrutando en mis días libres para poder seguir saliendo al campo.

- ¿De todos los libros que ha publicado con cual se queda?

- Por la novedad me quedo con el último, 365 días en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Es el más bonito. También tengo mucha ilusión con el del Moncayo. Lo he escrito a medias con el naturalista Roberto Val. Hay muchas cosas que no se han contado nunca o se han contado escasamente y han pasado desapercibidas. Tengo preciosas fotos de toda una vida en el Moncayo.

También la idea es recoger esas historias que nunca se cuentan. Por ejemplo, la senda que sube a la cumbre la trazaron unos astrónomos que vinieron de toda Europa en 1860 a observar un eclipse de sol. Por cierto, no lo vieron porque se les nublo y mandaron a los vecinos de San Martín para instalar en la cumbre una caseta. Otra bonita historia. En Purujosa habitaron hienas, leones, leopardos y sus huesos han sido recogidos en yacimientos paleontológicos.

. ©Foto: MonrasinRicardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
Ocio y Cultura

José Antonio Adell, el sabio de La Litera

(Ricardo Martí)
18/12/2018 - 12:48 h.
0 comentarios

Gran amante de la cultura aragonesa, José Antonio Adell acaba de terminar su libro nº 37: "Gadea. La peregrina de Compostela"

José Antonio Adell en Zaragoza, en la prosentación de su nueva novela <em>Gadea. La peregrina de Compostela</em>

Es atleta, entrenador, investigador, docente, novelista y, sobre todo, un enamorado de la cultura y las tradiciones aragonesas. Este es el binefarense José Antonio Adell. Además, un personaje divertido y querido en todo el Alto Aragón. Durante todo este mes de diciembre ha estado presentado su nuevo libro. Se titula Gadea. La peregrina de Compostela. Es su volumen 37, el 25º escrito en colaboración con su gran amigo Celedonio García y su sexta novela.

Adell aprovecha en Gadea su experiencia de culminar personalmente el Camino de Santiago para trasladarse a la Edad Media. "Se desarrolla en el 1113 y está muy documentada. Aparecen el Obispo Gelmirez, Doña Urraca, Alfonso I... Se narran tres historias. Una de ellas es la de Gadea y su hijo Gonzalo, la otra la de su marido Luis encarcelado en León y la última la de Orosia, la hija mayor que está en Jaca", indica Adell. Los dos escenarios fundamentales son Jaca y Santiago de Compostela. "Es importante haber hecho el Camino de Santiago. Eso me ha ayudado a mejorar el libro", explica Adell.

Una de las mejores experiencias que ha tenido en su vida ha sido realizar el camino de Santiago, que recorrió de mayo a junio de 2017. "Lo hice en 29 etapas desde Jaca hasta Santiago de Compostela a 30 kilómetros de media cada etapa. Fui solo con mi mochila de diez kilos, con botas, bastones y durmiendo en los albergues". Reconoce que le quedó un regusto agridulce de su paso por la parte aragonesa. "Salir del Puerto del Somport en medio de la nada no me parecía tan adecuado como hacerlo desde Jaca. Esta es importante por su catedral y es cuna del Reino de Aragón. En 2017 de los 300.000 peregrinos que llegaron a Santiago, 30.000 partieron desde Roncesvalles y desde el Somport unos mil. No sé lo que está pasando para que haya esta desproporción". Pero lo peor fue desde el embalse de Yesa hasta la frontera con Navarra. "Desde Artieda hasta Undués de Lerda es desolador. Ruesta está despoblado, pero tiene un albergue de la CGT. Habría que solucionar este problema porque el año 2021 es Año Jacobeo. Hay que ponerse las pilas", indica el altoaragonés.

Pasó momentos duros. Uno de ellos fue en una de las primeras etapas. "En la sierra de Izko me cayó una tormenta impresionante y me perdí en un bosque en medio del barrizal. Por otro lado, la etapa más larga fue en la que llegué a Burgos. Fueron 42 kilómetros y llegué petado". En algunas ocasiones no se alojaba en los albergues de final de etapa y prefería hacerlo a mitad de recorrido para encontrar alojamientos con plazas libres.

En el Camino de Santiago, inspiración para la novela

El contacto con los peregrinos de todo el mundo fue una de los aspectos más importantes de la experiencia de Pep. "Conoces a muchísima gente. Recuerdo dos valencianos que llevaban los pies destrozados o una japonesa que estaba en León y que no podía andar por un esguince y le ayudamos a llegar hasta un albergue para que fuese atendida". La parcela artística es otra de los aspectos más importantes. "San Martín de Fromista me encantó. Es impresionante. También San Isidoro de Léon, las catedrales de Burgos y León, Cebreiro con sus pallozas, la catedral de Astorga y el Palacio Episcopal construido por Gaudí, el castillo templario de Ponferrada, Nájera, Villafranca del Bierzo, Santo Domíngo de la Calzada con el gallo y la gallina", indica.

Persona de profundas creencias, Adell llegó a Santiago con las lágrimas en sus ojos. "La última etapa comenzaba en Pedrouzo y llegué llorando. Después de todo lo que pasé no esperaba terminar. Quedaban detrás días duros y me sentí muy recompensado. Fue muy emocionante estar en la catedral de Santiago con la gente al terminar la misa del peregrino observar el botafumeiro que iba de un lado a otro del crucero", nos explica.

Su primera gran pasión fue el atletismo. “Para mí la escritura siempre ha sido una pasión. Cuando era joven era el atletismo y llegó un momento por edad que me pasé a la cultura aragonesa”, apunta. Su primer libro lo publicó en 1985. Fue con Jesús Montori y se titulaba La Litera. Nuestra tierra. El primer volumen junto a Celedonio García fue El pedestrismo en Aragón en el año 1987. "Es difícil elegir mi libro preferido porque todos llevan un gran trabajo de documentación y he dedicado en ellos parte de mi vida. Aunque uno de los que elegiría es Binéfar. Tradición y modernidad. Con 500 páginas fue un reto importante". Del relato sobre las brujas se tiraron 10.000 ejemplares, otro de los libros de mayor aceptación. Un reto para el año que viene. "Se cumplen 25 años de la Feria del Libro Aragonés en Monzón y hemos participado desde la cuarta edición. Queremos presentar allí el libro sobre el ciclo anual de todas las fiestas de Aragón. Son 1.550 núcleos que hay desde Zaragoza capital hasta la aldea más perdida de Huesca", indica.

Lo publicará como todos sus otros libros la editorial oscense Pirineo. Mucho ha evolucionado el sector del libro desde hace 33 años. "Ha vivido una crisis tremenda. Debido al incremento del soporte digital y a la crisis económica, se venden menos libros. Han quebrado editoriales y librerías. Aunque curiosamente se lee más en las bibliotecas. Ahora hay autoediciones que las paga el propio escritor. Salvo escritores de gran nivel, nadie puede vivir de los libros y los que lo hacen se tienen que ayudar dando conferencias o escribiendo artículos periodísticos u obras que se llevan al cine". Ahora las administraciones apenas apuestan por la edición de libros. "Se ha cerrado ese grifo. Antes se hacían tiradas de mil o dos mil libros que no tenían ninguna salida. Era una barbaridad hacer eso con dinero público", indica.

Atleta del Centro Atlético Monzón, Adell es autor junto a Celedonio García de <em>El pedestrismo en Aragón</em>
Durante años fue un habitual en el circuito de carreras pedestres de Aragón: aquí en Urrea de Gaen en 1986

Su inseparable relación con Celedonio García comenzó en las carreras pedestres de los pueblos aragoneses. "Nos conocimos en la carrera de Castejón de Monegros. Al principio fuimos rivales porque yo pertenecía al Monzón y Celedonio al Helios. De esa afición surgió el libro de El pedestrismo en Aragón". La amistad ha perdurado con los años entre ambos. "Hemos dado conferencias juntos y hemos organizado carreras solidarias. Celedonio tiene seis años menos que yo y es muy fácil entenderse con él. Es una persona muy dinámica y activa", afirma.

José Antonio Adell nació en una torre de campo en Tamarite de Litera en 1955. Fue profesor en varios pueblos, director del Centro de Profesores y Recursos de Monzón y profesor asociado de la Facultad de Salud y Deporte en Huesca. Fue en su juventud cuando comenzó a correr. "Estudiaba en los Salesianos de Huesca y mis compañeros José María Mazo y Jesús Gazol, me dijeron que fichara por el Centro Atlético Monzón. Allí me acogió Ernesto Bribián, el alma mater de la entidad". Fue un buen fondista aragonés. Recuerda sus mejores momentos con la camiseta roja. "Fui campeón de Aragón de cross en Sabiñánigo en 1983. Recuerdo que estábamos a 10 bajo cero. Fue una carrera durísima". Fue campeón provincial de cross siete años. "También me llevé el título regional de 3.000 obstáculos, 5.000 y 10.000 metros". Fue en sus años de atleta en activo en los que disputó los típicos pollos por las fiestas de los pueblos aragoneses. "Fui muy feliz en esa etapa. Hay cantidad de carreras y se ha perdido un poco el espectáculo. Deberían mantenerse porque son una tradición de nuestra tierra. Corrieron cantidad de grandes atletas". Adell elige tres carreras, cada una en una provincia de Aragón. "En Huesca me quedó con Alcolea por el entorno de la era, en Zaragoza con la plaza neoclásica de Chodes y en Teruel con la plaza de toros de Calanda", explica.

Vivió grandes momentos deportivos en la localidad de los ocho olímpicos, cuatro de ellos, Javier Moracho, Alvaro Burrell, Eliseo Martín y Javier Gazol, atletas del Monzón. "Dicen en tono jocoso que mucho tuvo que ver en el éxito la influencia del castillo templario. Pero más en serio, hay que decir que se han hecho muy bien las cosas, los clubs trabajan mucho y se ha realizado un gran trabajo de base. El pionero fue Ernesto Bribián y se cuidó todo mucho". De todas esas figuras del deporte montisonense Adell siente especial debilidad por Eliseo Martín. "Destacaría de él su tenacidad. Es humilde y tiene una gran fuerza de voluntad. Es una persona querida por todo el mundo”, explica el literano.

Otro plano en el que se ha volcado Adell ha sido el de las charlas por todos los pueblos de Aragón. Ha habido años que ha llegado a dar junto a su inseparable Celedonio hasta 50 conferencias. "Estamos encantados de transmitir la cultura de nuestros pueblos y la mayoría de manera voluntaria. Hemos hablado de bandoleros, brujas, el agua, las historias locales, las carreras pedestres, los juegos". Ahora ha decrecido el número de charlas al año. "Con Celedonio habré dado este año unas 15 y solo unas 20, incluyendo presentaciones de libros", dice.

Un hombre con una cultura tan vasta y amplia y con tanto don de gentes ha recibido ofertas para entrar en la política. Pero las ha rechazado. "Por mi forma de ser o porque las circunstancias laborales y familiares las he rechazado porque no podía llegar a todo. Tuve ofertas en Binéfar. Siempre me hubiera gustado hacer algún trabajo interesante como concejal. Pero yo soy un hombre de consenso y la política debería ser consensuar para avanzar, llegar a acuerdos que beneficien a nuestros pueblos y al territorio”. Habría estado encantado con que Ana y María, sus hijas, hubieran practicado atletismo en el Hinaco Monzón. "Pero lo prioritario es que fueran buenas personas y que se esforzaran. No les motivaba demasiado el deporte y no es bueno que los padres les presionen. Podemos animarles, pero respetando su voluntad". Ahora María se encaminó por la música y es maestra en Guadalajara y Ana está en el Centro Tecnológico de Aragón de Zaragoza.

. ©Foto: MonrasinRicardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
Qué hacer-imprescindible

Recta final de la temporada de andadas con La Redolada

(Ricardo Martí)
27/09/2018 - 17:45 h.
0 comentarios

Se celebra el sábado, comienza y termina en La Cartuja y contará con medio millar de andarines

Redolada a Zaragoza. Foto: Os Andarines d'Aragón
Redolada a Zaragoza. Foto: Os Andarines d'Aragón
Redolada a Zaragoza. Foto: Os Andarines d'Aragón

Llega la recta final de la temporada de andadas populares. Son 59 actividades por toda la geografía aragones y a las que se espera que se apunten 30.000 personas. Solo quedan diez andadas. La última de ellas es la de Alcalá de Moncayo. Organizada por Comuneros de Calatayud, se celebrará el 18 de noviembre. Pero este sábado llega una de las citas más tradicionales del calendario de la Liga Popular de Andadas. Es la XV edición de la Redolada de Zaragoza, que organiza Os Andarines d'Aragón y cuenta con el apoyo de la Federación Aragonesa de Montañismo. En lo que es la antesala de las fiestas del Pilar se espera que se apunten medio millar de andarines.

Cuenta con dos recorridos que son aptos para todas las edades y ponen en valor las riberas del Ebro y del Gállego. Contará con dos recorridos de 22.2 kilómetros y 11.2 kilómetros, comenzando y terminando en el pabellón de La Cartuja. "Participan diferentes colectivos. Por ejemplo, se realizará una marcha de nordic walking y antes se les dará instrucciones a los participantes para que vayan con bastones. También se preparan los avituallamientos para celiacos y entrará dentro de la liga para pequeños denominada CHUIFAM. También habrá unos talleres de la naturaleza impartidos por monitores del Gobierno de Aragón", explica José María Gallego, responsable de Os Andarines d'Aragón. La salida para los senderistas del Nordic Walkinjg será a las 8.00 horas y diez minutos más tarde para la marcha larga, mientras que la corta arranca a las 9.30 horas.

El recorrido largo comienza en el polideportivo de La Cartuja y se dirige hacia la orilla del Ebro aguas arriba hasta la pasarela del Azud. Después se cruza y se llega hasta la desembocadura del Gállego y llega a la pasarela peatonal de Santa Isabel. "Después cruzamos el Gállego por la margen izquierda. Aguas abajo llegamos al Ebro entre sotos hasta la pasarela del Bicentenario y se entra en La Cartuja por el camino de la Huerta", dice Gallego.

El recorrido corto llega a la pasarela del Bicentenario y alcanza el puerte del cuarto cinturón y allí se junta con la andada larga para pasar de nuevo por la pasarela del Bicentenario hasta La Cartuja. La andada larga cuenta con tres avituallamientos. "En el primero se da un bocata de jamón con bebida y en los otros dos frutas, frutos secos y bebida. En la llegada se ofrece cerveza. El colofón será la comida popular para todos los participantes en el pabellón de La Cartuja. Consistirá en ensalada, caldereta de ternasco, postres, café y chupito, también para celiacos A todos los participantes se les dará una camiseta conmemorativa", explica Gallego.

La temporada de andadas comenzó en Nuez de Ebro con la XI Ruta Monegros. Fue el 4 de febrero. "La temporada ha sido normal. Ha habido andadas que han mantenido la participación y otras en las que ha bajado. No se si será temporal". Gallego destaca la numerosa participación en "la Nocturna de Juslibol y Saputo. La más numerosa de la Liga Popular es la de Aspace en Huesca, en la que se suman 8.000 andarines", explica.

Las andadas son primas hermanas del senderismo y cobraron impulso tras la creación hace 17 años de la Jorgeada de Aragón, que enlaza por caminos y pistas Zaragoza con Huesca. En las andadas el participante sale con todo hecho y preparado y puede disfrutar de numerosos avituallamientos a los largo del recorrido. Sin embargo, en el senderismo cada uno se lleva su comida, su material y planifica a su medida los recorridos.

Visita: www.osandarines.com

. ©Foto: MonrasinRicardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
Qué hacer-imprescindible

Lagos para todos en el Pirineo aragonés

(Ricardo Martí)
30/07/2018 - 17:50 h.
0 comentarios

Los lagos son las perlas de la cordillera pirenaica y una magnífica excusa para realizar actividades senderistas en la época estival. Hoy hablamos de cinco de ellos: Estanés, Bernatuara, Marboré, Millaris y Cregüeña

Lago de Cregüeña / Foto: Eduardo Viñuales

Los lagos son las perlas de la cordillera pirenaica y una magnífica excusa para realizar actividades senderistas en la época estival. Los hay pequeñitos y encantadores o grandiosos y espectaculares. Se encuentran en una línea continua desde los Valles Occidentales a Panticosa y Sallent de Gállego, donde las propuestas son muy numerosas. El macizo del Posets cuenta con grandes tesoros en el valle de Chistau, Estós y Eriste y en Benasque se cierra esta orla de perlas del Pirineo aragonés. Hemos elegido cinco, algunos de ellos símbolos del Pirineo y otros pequeños y encantadores. Son los de Estanés, Bernatuara, Marboré, Millaris y Cregüeña.

Cregüeña: El más alto, el más grande

El Lago de Cregüeña se encuentra en pleno corazón del valle de Benasque, entre tresmiles como el Aneto, las Maladetas, el Alba o Aragüells. Es inmenso y está a una altitud de 2.635 metros dentro del área protegida del Parque Natural Posets-Maladeta. Con sus 45,5 hectáreas es el lago natural de origen glaciar más grande en el Pirineo aragonés. Tiene forma de sartén con 1.500 metros de longitud, 500 de anchura y una profundidad máxima de 69,9. Sus aguas son tan profundas y tan altas que apenas tienen vida acuática, excepto alguna rana bermeja o las algas en suspensión. Buena parte del año el ibón se encuentra helado, mientras que la nieve del entorno no se retira hasta el mes de agosto. Su entorno es de montaña pura y dura, de enormes bloque grises y negruzcos, donde no hay vegetación arbórea.

Para realizar su ascenso hay que contar con una buen condición física puesto que el desnivel desde el fondo del valle es de 1.150 metros. Esta excursión se realiza en cuatro horas. Se parte desde el puente de Cregüeña, a mitad de camino entre el Plan de Senarta y el del Turpí, y se transita siempre por el barranco del mismo nombre. La senda discurre entre bosques con el río siempre como compañero de fatigas y las señales son mojones o hitos de piedras. A mitad de camino hay un leve respiro. Es cuando el bosque deja paso a las praderas. Pero aún nos quedan 500 metros de fuerte subida, entre bloques. El objetivo es alcanzar el desagüe natural del ibón.

Bernatuara: El volcán del Ara

Lago de Bernatuara / Foto: Ricardo Martí

El ibón de Bernatuara es uno de los pocos que se encuentran en el macizo calcáreo del Monte Perdido junto al ibón de Marboré, que este represado. Se encuentra en pleno corazón del valle del Ara, al sur del macizo del Vignemale y entre Panticosa y Ordesa. Es uno de más bellos y solitarios del Pirineo y semeja el cráter de un volcán fronterizo entre España y Francia en medio del cual descansa un lago perfectamente redondo de aguas verdes y con el telón de fondo del Taillón y los Gabietos. Durante siglos un ramal del Camino de Santiago y una importante ruta comercial unieron Torla y Gavarnie por el Puerto de Bujaruelo. Los pastores del valle de Broto, obedeciendo acuerdos internacionales sobre pastos, cruzan la cordillera por el cercano Puerto de Bernatuara.

Desde la primavera hasta el otoño es un ascenso recomendable. La subida se puede realizar desde Bujaruelo, que cuenta con un refugio-albergue y un puente románico sobre el Ara. Es un ascenso sostenido solo apto para caminantes con buena condición física. El desnivel es de 998 metros hasta alcanzar los 2.336 metros del collado de Bernatuara, que es donde está el ibón. Tras dejar San Nicolás de Bujaruelo el camino boscoso es el mismo del Puerto de Bujaruelo. Después cogeremos un sendero a la izquierda. Siguiendo la dirección de los cables eléctricos avanzamos por pastizales sobre el barranco. Se alcanza el refugio de Sandaruelo. Las pendientes superiores se superan por numerosas lazadas. El camino pasa cerca de unas bellas cascadas. Se remonta una canal rocosa y se desciende en el collado hasta le lago.

Marboré: En las nieves eternas del Perdido 

Lago de Marboré / Foto: José Carlos Alquézar

No estamos en el corazón de los Alpes. Nos encontramos en el Sobrarbe, en el conocido valle de Pineta. En lo más alto nace el Cinca, en un rincón espectacular. Es uno de los sitios más fotografiados, un lugar de montaña pura y dura. Es el Balcón de Pineta. A 2.590 metros se encuentra el Lago de Marboré. Al norte la Brecha de la Tucarroya y los Astazus. Al sur el Monte Perdido, el techo del macizo con sus 3.355 metros de altura, el Cilindro y Marboré. Y queda la joya de la corona. Es el glaciar del Monte Perdido suspendido en dos pisos y que a no mucho tardar desaparecerá por el cambio climático.

El Lago de Marboré es la excursión estrella para los turistas y los amantes de la montaña, como lo puede ser el G.R.-11 que lleva al collado y el cañón de Añisclo o los Llanos de la Larri.

La dificultad es media. El desnivel de 1.350 metros se puede superar en cuatro largas horas. La subida es constante y continua entre numerosas lazadas por roquedal y praderas en una ladera peligrosa en invierno por la caída de aludes y que en el verano puede convertirse en un verdadero horno puesto que no tiene una sombra. Desde el Parador de Pineta cogemos la pista que lleva a La Larri. A la media hora llegamos a un puente de madera y por encima está la cascadas de Pineta. Poco después abandonamos la pista y parte una senda a la izquierda. Con la señal de los mojones el sendero se va endureciendo progresivamente y sin descanso por continuos zigzags a través de praderas llenas de lirios. Después de tres horas y media de camino llegamos al embudo que nos deja en el Balcón de Pineta, desde que goza de una impresionante vista del valle de Pineta. Ya solo nos queda un suave trayecto hasta el ibón de Marboré.

Millares: Una perla en el paraíso

Lago de Millares / Foto: Miguel Lagrava

El valle de Chistau es lo más parecido al paraíso terrenal. Bellos paisajes solitarios en el corazón del Sobrarbe. Praderas, cascadas, bosques, glaciares, lagos, todo ello coronado por los dos techos, el Posets (3.369 metros) y los Espadas (3.322 metros). El macizo cuenta con numerosos lagos, todos ellos de gran belleza. En el vecino valle de Estós están Batisielles y Escarpinosa entre otros, en la cara este del Posets se encuentra el Valle de los Ibones y al este de los Eristes los ibones de Bagueña. Nosotros visitaremos la vertiente suroeste con el ibón de Millares. Aquí también están Leners, Sen, La Solana y Pisón.

El ibón de Millares muestra como los lagos naturales que se encuentran en las cotas más altas de los Pirineos fueron, hace más de 60 años, modificados con fines hidroeléctricos. Se construyeron pequeñas presas, construcciones, canales y pequeñas centrales hidroeléctricas en la cabecera de los ríos Cinca y Zinqueta.

La ascensión hasta el lago desde el refugio de Biadós tiene una duración de cuatro horas y media (ida y vuelta) y 630 metros de desnivel hasta los 2.353 metros. Hasta la base de operaciones de Biadós se llega tras un largo desplazamiento por una pista de 15 kilómetros que parte de San Juan de Plan.

La cota de inicio son los 1.740 metros de Biadós. Tomaremos el camino GR 11.2 que lleva al refugio de Ángel Orús por la Forqueta de Eriste. Descendemos el Zinqueta de Añes Cruces y tras pasar el rio giramos al sur para buscar el barranco de la Ribereta. Tras pasar por una fuente ferruginosa se llega a una confluencia de barrancos. Aquí está Las Tuertas. El camino zigzague para salir al bosque y llegar a un cruce de caminos (2.280 metros)

En este punto se abandona el GR 11.2 y siguiendo un sendero en el granito llegamos al ibón de Millares. El de Leners no queda lejos. Se llega tras tres cuartos de hora desde Millares.

Estanés: En el corazón de la Jacetania 

Lago de Estanés / Foto: Ricardo Martí

Es la postal típica del Pirineo. Un enorme lago en medio de una pradera, con un rebaño de vacas y como telón de fondo las montañas nevadas del Bisaurin, la Sierra Bernera y el Midí d’Ossau. Ese es el ibón de Estanés, un hermoso lugar de la Jacetania, en los Valles Occidentales al que pueden acceder excursionistas pequeños y mayores. El ibón ocupa una superficie de 28 hectáreas de superficie. La fuerza de sus aguas se aprovecha en el valle de Aspe, en la central hidroeléctrica de Espelunguére donde se produce energía limpia. “Sin embargo, geográficamente el lago está ubicado en la cabecera del valle del Aragón Subordán y se diría que pertenece al valle de Echo…”, explica Eduardo Viñuales en “Tesoros naturales del Pirineo aragonés”. Aunque, en realidad, pertenece administrativamente al municipio de Ansó.

La típica excursión para visitar el ibón de Estanés parte de Guarrinza. El desnivel es de 700 metros y se realiza en tres horas y cuarto. Se sigue en sendero G.R.-1. El paisaje es amplio y luminoso mientras caminamos por una pista. Después se alcanza un salto de agua y el valle se abre en el Achar de Aguas Tuertas, donde hay un refugio y un pequeño dolmen. “Aquí nos encontramos verdes praderas por donde el curso líquido se desliza serpenteando y se retuerce como si fuera un animal reptante herido. Es un mundo de encharcadas turberas”, explica Viñuales.

Tras la gran explanada llegamos al puerto de Escalé. Nuestra ruta ganará altura al pie de la Sierra Bernera, hasta llegar al grandioso ibón de Estanés.

. ©Foto: MonrasinRicardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
Qué hacer-imprescindible

Licencias y seguros en la montaña

Actualizado: 29 de abril de 2019 (Ricardo Martí)
16/03/2018 - 14:13 h.
0 comentarios

En la practica de actividades deportivas en la montaña es importante formar parte de algún club con el iniciarse. También ir cubierto con un seguro de accidentes

Para realizar vías ferratas necesitaremos una licencia de tipo B

Cada vez más personas realizan actividad en la montaña. Aficionados de todas las edades practican actividades como montañismo, escalada, esquí de montaña o simplemente realizan tranquilas actividades de senderismo. Es importante formar parte de algún club con el que se puede iniciar en las prácticas montañeras y también ir cubierto con un seguro de accidentes.

El seguro de las licencias deportivas cubre los accidentes deportivos, es decir, aquellas patologías traumáticas producidas de forma súbita durante la práctica de los deportes relacionados con la montaña. Este se gestiona a través de la Federación Aragonesa de Montañismo. "En estos momentos estamos por encima de las 11.000 fichas. Pero todo apunta en que superaremos las 12.000 de manera muy holgada al acabar en curso. La gente se federa más en los primeros días del año porque nuestro seguro es de año natural. Si te cubre 365 días lo lógico es que el 1 de enero estés federado. El precio de la licencia de otoño es inferior, al cubrir los cuatro últimos meses del año con un precio", nos explica Luis Masgrau, el presidente de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM).

Con los casi 12.000 federados, es la cuarta de España por número de licencias y la cuarta en Aragón. "Los primeros son el fútbol, la caza, el baloncesto y después vamos nosotros. Somos la Federación Autonómica que con arreglo a la población que más licencias FEDME -Federación Española de Montaña- tiene en España. La territorial que tiene más fichas de montaña es Valencia, seguida de Cataluña, Madrid y Aragón. En los últimos años hemos superado a los vascos. El 2015 teníamos 10.000 federados, el 2016 estuvimos muy cerca de los 11.000 y los tres últimos cursos crecemos 800 licencias cada temporada", nos indica.

El senderismo se incluye en todas las licencias. Existe además una ficha específica, la 2M, para cobertura en la práctica de senderismo y marcha nórdica

La territorial emite de forma conjunta la denominada licencia FAM-FEDME. "Hay federaciones como la vasca y la catalana que cuentan con licencias autonómicas. La nuestra te capacita para competir en carreras por montaña, escalada, esquí de montaña... La territorial catalana tienen 28.000 licencias autonómicas y 12.000 licencias FEDME", afirma el directivo aragonés.

Masgrau explica que varias son las causas por las que hay un crecimiento tan grande de licencias FAM en los últimos años. "Se ha acercado mucha gente a nuestro tejido social y nos esforzamos por darles ventajas a la gente que se federa en Aragón. Nuestra gestión se realiza de manera conjunta con los clubs, nuestro deporte es muy rico y muy variado. También tenemos buena imagen porque nos preocupamos por la prevención, la seguridad, la gente ve que crecemos en instalaciones concertadas como albergues y los refugios facilitan la práctica del montañismo", explica Masgrau.

La actividad con más tirón es el senderismo y el montañismo de media dificultad. "Lo hace el 80% de los aficionados a la montaña. Hay unos 25.000 asociados en los 180 clubs aragoneses y la mitad se federa", indica Masgrau.

Tipos de tarjetas de la Federación Aragonesa

Desde la federación nos recomiendan tramitar la ficha con el club de montaña con el que realicemos la actividad.

Lo habitual es federarse con la ficha B, que cuesta 84 euros (51 para juveniles 26 para niños) y es valedera para España, el Pirineo francés y Andorra. Cubre actividades como senderismo, andadas, carreras por montaña, raquetas, escalada en rocódromo, barranquismo, BTT, esquí de travesía, espeleología, rafting, kayak, vías ferratas y raids de montaña. Aun hay una licencia más básica, la ficha A, que es la que cubre solo la actividad en España y cuesta 62 euros (31 para juveniles y 11 para niños).

La ficha de modelo C cuesta 112 euros (76 para juveniles y 46 para niños) y cubre todo el mundo a excepción de las zonas polares y picos de más de 7.000 metros. La modalidad D es para picos de más de 7.000 metros y cuenta con un suplemento de 320 euros.

Para los aficionados al senderismo la ficha 2M ofrece cobertura en actividades de senderismo, andadas y marcha nórdica en todo el territorio nacional y siempre que no se superen los 2.000 metros de altura. Su precio es de 46 euros y solo está disponible para adultos.

Con estas licencias se garantiza la asistencia en el viaje, la asistencia médica en el extranjero, la repatriación, la asistencia médica en España, los gastos del rescate, el fallecimiento, la invalidez y la responsabilidad civil.

Aun así muy pocos de los que practican deportes en la naturaleza se federan. "Se calcula que hay unos cinco millones de personas que hacen senderismo con cierta frecuencia en España a lo largo del año. Hay mucha gente de ese colectivo que no se saca la licencia. Los federados de montaña y escalada del 2016 fueron 222.500, de los que el 50% eran licencias FEDME y la otra mitad autonómicas", indica Masgrau. Las gestiones para federarse las realiza el propio club al que pertenece el deportista. "El club tramita la licencia y da en mano al deportista la ficha. También se puede gastionar sin ser de ningún club, pero hay que pagar un suplemento. Preferimos y promocionamos que las personas se federen perteneciendo a un club", finaliza Masgrau.

Más información en: www.fam.es/guia-fam/tarjeta/modalidades o en tu club de montañismo.

- . ©Foto: MonrasinRicardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

- Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
Qué hacer-imprescindible

Ramón Tejedor (Montañeros de Aragón): "El Puchilibro es la montaña de mi vida"

(Ricardo Martí)
10/01/2018 - 12:54 h.
0 comentarios

Presidente de Montañeros de Aragón desde 2006, Ramón Tejedor tiene una larga trayectoria institucional con diversas responsabilidades tanto en las Cortes como en el Gobierno de Aragón. Actualmente está al frente del Instituto Aragonés de Fomento

2015: Cumbre del Vihren, Parque Nacional de Rila, Bulgaria (2.914m).

La gran pasión de Ramón Tejedor es la montaña. Desde que se inició en este deporte en el colegio Maristas de Zaragoza esta modalidad le sirvió para la vida como ejemplo de superación y esfuerzo. Su primer pico fue a los 11 años. Era el Sillón de María. Ahora tiene 62 y desde 2006 es el presidente de Montañeros de Aragón, la señera institución aragonesa. Este físico enjuto, hiperactivo, hablador y amante en los últimos años de la carrera a pie, tiene una larga trayectoria institucional como diputado del Gobierno de Aragón. Fue consejero de la Presidencia y presidente del Gobierno de Aragón. Actualmente está al frente del Instituto Aragonés de Fomento. Su gran ilusión es sentirse a gusto en las montañas de todo el mundo.

- ¿Cual es el signo distintivo de Montañeros de Aragón?

- Somos el club decano de Aragón. Se fundó en 1929 y está vinculado a los grandes nombres del alpinismo aragonés en el siglo XX. Llevó a cabo la primera salida al Atlas, a los Andes, la primera de España al Himalaya con el Annapurna. Tuvimos a la primera mujer que subió un ochomil: Marta Alejandre. Y Carlos Pauner es el gran himalayista aragonés de la historia. Tenemos a Montañeros de Aragón de Barbastro muy próximos pese a que se independizara. Somos primos hermanos del club dirigido por José Masgrau.

2005: Glaciar de Baltoro, Karakorum (Pakistán)
- Los dos grandes clubs señeros de Aragón son Peña Guara y Montañeros. ¿Cuales son sus diferencias?

- Huesca es una ciudad con pocos clubs y Peña Guara es un referente. Zaragoza tiene varias entidades. No hay diferencias básicas entre nosotros y Peña Guara. Por ejemplo, algunas de sus salidas el legendario Pepe Garcés las realizó con el club altoaragonés.

- En Montañeros se realizan numerosas actividades.

- Se lleva a cabo un amplio calendario de actividades muy asequibles y sin grandes pretensiones técnicas. Se realizan algunos cursos con un mayor nivel técnico como la escalada de hielo o el esquí de travesía. También se organizan salidas senderistas y de raquetas al alcance de toda la masa social con monitores de nuestro club. Son actividades sencillas de hasta seis horas de duración y desniveles medios entre los 600 y 1.000 metros.

2006: Gran Paradiso, Alpes italianos (4.061m)
- También es importante la labor con la cantera.

- Eso significa que hay una renovación generacional. En nuestro rocódromo hay un plantel de 40 niños desde los 6 a los 15 años. También cuidamos mucho a la gente de élite como Carlos Pauner y a Manu Córdova, que es el referente de nuestro futuro. Los últimos años se han creado los grupos de carreras por montaña, que han llegado para quedarse. También se ha creado la sección de espeleología, una práctica complementaria a la montaña.

- Son importantes las actividades culturales.

- Cuidamos mucho la faceta cultural. Se realizan unas Semanas de la Montaña en Ibercaja en la primavera y el otoño. También se organiza un concurso fotográfico en colaboración con Ibercaja y la Federación Aragonesa y de forma periódica se hacen presentaciones de libros en la sede del club. Hace poco se inauguró una exposición sobre las primeras nieves de José González Más. Es un pintor reconocido, licenciado en bellas artes y que ha realizado una treintena de exposiciones.

2006: Pico Vallibierna, Pirineo aragonés (3.059 m).
- Ya se ha convertido en una tradición el trekking que organizan todos los veranos.

- Son recorridos que hacemos fuera de España y en los que descubrimos paisajes nuevos. Comenzamos en el 2012 con la visita al Santuario de los Annapurnas y un año más tarde estuvimos en los Dolomitas. En el 2014 fuimos al campamento base del Everest y el Kala Patar y el año siguiente viajamos a Bulgaria, a los macizos de Rila y Pirin. En 2016 estuvimos en Eslovenia, en los Alpes Julianos. El pasado verano dimos la vuelta al Monte Rosa y este año tenemos previsto hacer un trekking a los Alpes austriacos.

- ¿Cual es la actividad con más practicantes en el club?

- Lo que se conoce como senderismo es la que más se practica. Todos los domingos hacemos algún recorrido y llenamos un autobús.

- ¿El número de socios y federados se ha estabilizado en los últimos años?

- El club sigue creciendo y también en el número de licencias. El que se saca la ficha tiene cierto nivel, va a refugios y acude a montañas de toda Europa. Se ha notado la incipiente recuperación económica y ha habido un crecimiento económico neto. Tenemos 1.500 socios, de los que 500 están federados.

2008: Cumbre del Weissmies, Suiza (4.027 m).
- La sede en Gran Via 11 es un verdadero museo.

- Es de nuestra propiedad y allí se encuentran los retratos de todos los presidentes. Están presididos por los del primero, que fue Lorenzo Almarza en 1929. Tenemos un refugio en Riglos que compartimos con la Federación Aragonesa y otro en Candanchú. Éste es muy utilizado por los esquiadores y los que en verano realizan la travesía GR-11. Una de las etapas termina en Candanchú.

- En 1929 el montañismo era muy diferente a lo que es ahora.

- En aquellos años pocos hacían montaña. La primera estación de esquí que se creó en Aragón fue la de Candanchú en el año 1960. La montaña estaba vinculada a personas de una situación económica y social alta. Todos los pirineistas que subieron por primera vez al Aneto y el Monte Perdido pertenecían a la aristocracia.

- ¿Qué figura destacaría en todos estos años de historia?

- El primero que me viene a la mente es Pepe Díaz. Creo que representa muchas cosas y es la esencia del alpinismo. Es la cultura del montañero. Fue presidente de Montañeros de Aragón, presidente y consejero de Prames y de la Federación Aragonesa. Y de la época moderna a Carlos Pauner y Marta Alejandre.

2012: Excursión familiar al Puchilibro, Prepirineo aragonés (1.597m).
- ¿Cómo fueron sus inicios en el montañismo?

- A los diez años en el colegio de Maristas gracias a un fraile aficionado a la montaña. Hacíamos salidas y la primera fue al Sillón de María de Huerva. La segunda fue al Puchilibro. Hasta COU fui a campamentos de verano a Sarvisé, Guara y Villanúa. Con 17 años ascendí a mi primer tresmil. Era el Aneto. Recuerdo que en un mes ascendí al Aneto, el Monte Perdido y el Posets. Y a los 20 años llegué a la cima del Mont Blanc.

- ¿Cuándo se hizo socio de Montañeros de Aragón?

- Fue a los 14 años. Lo hice por propia iniciativa al enterarme que existía el club. No conocía a nadie. Recuerdo que mi primer curso fue de iniciación al montañismo. Hicimos una salida por la Sierra de Guara y teníamos que interpretar un plano, la brújula y conocer la flora y la fauna. Mi número de socio era el 3.358, tres metros más de altura que el Monte Perdido.

2012: Santuario de los Annapurnas, Himalaya (Nepal).
- ¿A usted no le gusta mucho la escalada?

- He escalado poco. A lo sumo en Riglos y el Midi d’Ossau y nunca más del cuarto grado de dificultad. He estado en el Himalaya y el Karakorum siete veces, el Atlas, los Andes, los volcanes Virunga. He visitado los Alpes muchas veces, destacando el Cervino. He subido 60 o 70 tresmiles.

- ¿Se presentará de nuevo a presidente de Montañeros de Aragón?

- El próximo mes de septiembre cumplo mi tercer mandato. Llevo once años y ya se verá si me vuelvo a presentar.

- ¿Lo compatibiliza bien con labor profesional?

- Hago todo lo posible, Los martes y jueves de ocho a ocho y media despacho en el club. Realizo salidas con el club.

2013: En los Dolomitas con Montañeros de Aragón
- ¿Tiene pendiente algún viaje a algún macizo o pico del mundo?

- Siempre estoy pensando en hacer cosas. Por ejemplo, la travesía en el Karakorum de Biafo a Hispar. Tengo mucho interés en conocer el próximo verano los Alpes austriacos. No me importaría repetir la visita al trekking del Everest y el Annapurna con gente del club.

Calendario 2018 de Montañeros de Aragón

El club Montañeros de Aragón ha publicado recientemente su calendario de actividades para 2018. Incluye actividades para todo tipo de públicos y niveles deportivos: senderismo, montañismo, alta montaña, raquetas de nieve, escalada en roca, bicicleta de montaña y sus salidas mochileras de los domingo. Se puede consultar y descargar en este enlace.

- ¿Cuál es el pico de su vida?

- Uno de ellos es el Cervino. Es una montaña formidable. Le tengo mucho cariño. Y en Aragón el Puchilibro. Es la montaña de mi vida y un mirador extraordinario del Pirineo. Me admiraba de lo que tenía delante de mis ojos cuando alcanzaba la cima.

- ¿No le pica la curiosidad de subir un ochomil?

- No me lo planteo. Se requiere mucho tiempo, dos meses de preparación, más que para un maratón. Para Barcelona estuve tres meses de preparación en cuerpo y alma. Y además cuenta el aspecto psicológico.

- Ahora otra de sus grandes pasiones es la carrera a pie.

- Me lo inculcó Carlos Pauner. Antes hacia bicicleta de montaña. En 1988 llegué a alcanzar los 2.000 kilómetros al año. Pero un buen día me enganché con la carrera a pie. Recuerdo que fue el primer domingo de febrero de 2014. Cogí unas maripís y me fui a correr al canal. Ahora es una pasión subyugante muy complementaria con la montaña. Sin embargo, no entiendo mucho el encanto de las carreras por montaña. Vas mirando al suelo para no darte una castaña. Pero a mí me gusta el turismo runero. Corrí el Maratón de Berlín y durante 42 kilómetros veía la ciudad compitiendo. Desde los 62 a los 70 seguiré haciendo running.

- ¿Qué quiere hacer de mayor?

- Parecerme a Melchor Frechin. Con 80 años sigue escalando en Riglos. Angel López Cintero también sube al Puro de Riglos. Con 70 años quiero hacer 10K, con 75 5K y a los 80 subir algún tresmil.

2014: Cumbre del Nangkartshang Peak, Himalaya (5.083 m).
Visita: www.montanerosdearagon.org

- . ©Foto: MonrasinRicardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

- Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
Qué hacer-imprescindible

Paseos de otoño por el Pirineo

(Ricardo Martí)
07/11/2017 - 17:52 h.
1 comentario

Los senderistas pueden gozar de un mundo multicolor en el reino de la lluvia y de las brumas

Caen las primeras nieves en las cumbres del Pirineo pero aun podemos aprovechar las últimas semanas del otoño para realizar bonitas caminatas por el monte. Los senderistas pueden gozar de un mundo multicolor en el reino de la lluvia y de las brumas. Es una sinfonía de rojos, anaranjados, amarillos, ocres, verdes mientras se anda en soledad. El Pirineo es el lugar ideal para realizar estas atrayentes caminatas. Hemos elegido seis recorridos por Zuriza, Labati, el Betato, la Pardina del Señor, Ordesa y Chistau. El introductor es el pirineista, naturalista, fotografo y escritor Eduardo Viñuales gracias a sus textos del libro titulado Los Tesoros Naturales del Pirineo Aragonés.

EL VALLE DE ZURIZA

Caminantes en Linza. Foto: Eduardo Viñuales

Zuriza, Linza, Gamueta, Tacheras, Aztaparreta...son algunos de los nombres de los bosques que tapizan el Pirineo de Huesca más occidental, lindando con Navarra y con Francia. Tan denso y tupido es aquí el arbolado que no es extraño que estas húmedas masas forestales de esbeltas hayas, pinos y abetos reciban locamente el calificativo de selvas o selbas.

Zuriza, en la intimidad del bosque, huele a humedad. La lluvia y las nubes bajas resultan abundantes en estos valles norteños donde aún se respira un cierto ambiente a norte, a cantábrico, a clima atlántico.

En el bosque de Gamueta todo indica que la intervención humana ha sido más bien escasa, y que por tanto atesora las características estructurales originales que son propias de este tipo de enclaves naturales. Por eso es único y singular. Se salvó, in extremis, de ser talado entre los años 1993 y 1995.

Vamos a escoger un itinerario ecológico por el bosque de Gamueta que tiene 400 metros de desnivel y se realiza en dos horas y media. En el Plano de la Casa, donde está el refugio guardado de Linza, se cruza el barranco de Petrechama y se inicia el recorrido circular de un itinerario ecológico que ha marcado la asociación Fondo Natural para concienciar sobre la protección del bosque de Gamueta. Hay que seguir las señales verdes y amarillas.

La senda sube al llamado Paso del Salto de caballo y discurre ya de forma más suave entre prados, hayedos y arroyos para salir al encuentro del final de la pista restringida del barranco o torrente de Gamueta. En todo momento, el recorrido permite ir descubriendo, a través de diversas balizas y paradas, el interés natural de esta masa forestal que todavía conserva árboles monumentales y una rica biodiversidad.

Desde el final de la pista se desciende a la carretera de Zuriza a Linza, muy cerca de la Fuente de los Clérigos, donde habrá que regresar al inicio del recorrido.

EL BOSQUE DE LABATI

Bosque de Labati. Foto: Eduardo Viñuales

Erase una vez un rincón perdido del Parque Natural de los Valles Occidentales llamado Labati. Un entorno de bosques mixtos, prados y bordas en el que los montañeses del valle de Aragüés del Puerto guardaban la hierba cortada y donde cuidaban sus animales. Un espacio mágico del alto valle del río Osia que desde hace siglos componen un dosel forestal como hay pocos en los Pirineos.

Es en el otoño cuando los bosques que quedan al pie del Bisaurín, y que van desde el puente de Labati hasta el refugio de Lizara, se transforman en una auténitca fiesta de color y de vida salvaje: aparecen multitud de setas en el suelo y en los troncos inertes, los arbustos exhiben sus carnosos frutos, y muy especialmente las especies vegetales caducifolias viran de color hacia tonos, matices y combinaciones codiciadas por la creatividad de cualquier artista.

El recorrido elegido es el barrando de Gabás. En una hora de trayecto se realiza un desnivel de 250 metros. La carretera que va de Aragüés del Puerto al refugio de montaña de Lizara salva el río Osia mediante el puente de Labati, poco después de haber rebasado la Casa Forestal. Allí tomamos un ancho camino en ascenso que enlaza con el Puente de los Corralones y el Plano de Lizara, siguiendo el antiguo camino del valle.

La pista por la que avanzamos va ganando altura sobre el río que queda a mano derecha. Dejaremos a la izquierda un primer desvio y obviaremos el viejo camino del valle cuando la pista dibuja una cerrada curva que permite adentrarse a través de un bosque mixto en el interior del barranco lateral de Gabás. El bosque de pinos de Espelungueta en la ladera solana por la que caminamos, es diferente del que se halla en la umbría que tenemos enfrente, al sur, con orientación norte, en el llamado Paco Sanchorromano y el cerro Turnolo, donde abundan las hayas, los abetos y diversas especies de tipo caducifolio. Arriba, en lo más alto del valle, se perfila la Peña de Gabás.

La pista finaliza en una recogida rinconada, dominada por las hayas y por la humedad. La humedad de horajarasca que cubre el suelo invita al descanso y a la observación de los muchos matices vivos propios de estos bosques de montaña media.

EL BOSQUE DEL BETATO

Bosque del Betato. Foto: Eduardo Viñuales

Entre Piedrafita de Jaca y Tramacastilla de Tena hay un bosque de hayas donde se cuenta que hasta no hace muchas décadas se reunían en secreto las brujas del Alto Gállego. Es el Betato, el bosque vedado, el hayedo prohibido del barranco del Gorgol. Allí se refugiaban brujas y diaples para celebrar sus ritos y aquelarres, con hogueras clandestinas, usando pócimas de plantas mágicas como el estramonio y la belladona, con las que volaban, saltaban eufóricas y llegaban a tener relaciones intimas con el demonio.

En los Pirineos el haya es uno de los árboles considerados por la tradición como mágicos, pues se asocia a escenario de hadas y otros seres fantásticos. Quizás porque los hayedos, amantes de cierta humedad ambiental y de lluvias generosas se han recluido en las montañas del norte peninsular, en rincones y valles donde el progreso moderno y la culturización del hombre también han ido arrinconando los misterios, las creencias, y los mitos de sociedades humanas fuertemente vinculadas a la tierra y la naturaleza.

Proponemos la excursión de Tramacastilla al Betato. Tiene un desnivel de 150 metros en hora y cuarto. Es un recorrido muy fácil que se puede realizar con niños, en familia.

Desde la plaza de entrada a Tramacastilla tomamos la pista que nos llevará a salir del pueblo junto a unos chalets y caserones. Se atraviesa una zona de praderas y bosques mixtos. Abajo, en el fondo, a mano izquierda, descansa el largo embalse de Bubal. Las montañas de Telera y de Tendeñera cierran el hermoso horizonte.

El paseo boscoso nos va a llevar a cruzar por un puente el cauce escabroso del barranco del Corgol. Al poco de cambiar a su margen derecha, un sendero a la diestra se adentra en el bosque mágico. Una pendiente subida nos lleva a unos pequeños prados donde algunos dicen que se celebraron aquelarres. Merece la pena cruzar arroyos y perderse por las veredas secretas del hayedo para empaparse del misterio de estas frondas visitadas por las nieblas.

LA PARDINA DEL SEÑOR

La Pardina del Señor en Fanlo. Foto: Eduardo Viñuales

Durante gran parte del año el verde bosque de la Pardina del Señor, cerca del pueblo de Fanlo, puede pasar desapercibido para la mirada de los hombres que por allí cerca transitan. Pero todo cambia cuando, en un anuncio del frío, el otoño le saca los colores a estos parajes que están considerados como la mejor masa forestal mixta del Pirineo de Huesca.

Es para finales de octubre y en los primeros días de noviembre el momento especial en el que la Pardina del Señor - o de Ballarín – se transforma en un cuadro multicolor donde salen del anonimato las distintas especies de árboles caducifolios: los avellanos, chopos, abedules, robles y fresnos se vuelven amarillos en sus follajes. Los arces, serbales, cerezos silvestres y álamos temblones viran hacia colores naranjas y rojos, y en ocasiones casi ardientes. Las hayas, sin embargo, van mudando del verde al amarillo, y hacia un dorado cada vez más envejecido. Y, mientras tanto, dos coníferas permanecen impasibles a toda esta transformación y combinación pictórica: los verdes pinos silvestres y los abetos blancos de porte piramidal. Todos juntos, en suma, componen un perfecto orden de cromático aspecto revuelto.

La paleta pictórica del bosque de la Pardina del Señor de Fanlo adquiere en su momento álgido tal espectacularidad, que puede llegar a volver medio loco a los amantes de la fotografía y el pincel, o simplemente a quienes disfrutan con la contemplación del hermoso espectáculo gratuito que es el transcurso de las estaciones y los ciclos naturales en las laderas de nuestras montañas.

Realizaremos el recorrido del G.R.-15 que atraviesa el bosque de Fanlo. La llamada Senda Prepirenaica se abre paso desde el valle de Vió hacia el valle de Broto por la margen orográfica derecha del barranco del Chate, atravesando el corazón de este bonito bosque.

Partimos de las eras de Fanlo. Siguiendo al principio el asfalto de la carretera que baja a Sarvisé, pronto veremos que el sendero G.R.-15 desciende hacia el fondo del barranco que sale del interior de la garganta de las Gloces. Seguidamente se remonta la ladera opuesta, de orientación sur. La ruta se convierte en un delicioso paseo forestal que cruza dos barrancos que bajan de la Punta Trallata.

Se llega a las ruinas de la Pardina del Señor, casa de campo donde antaño vivió una familia con su ganado. El G.R.-15 sigue las curvas de nivel del monte y nos lleva a las inmediaciones del barranco del Baño, donde hay un manantial de aguas mineromedicinales.

A esta altura abandonamos el G.R. para salir por una pista forestal que en dirección sur desciende a la carretera de Fanlo a Sarvisé, muy cerca del área de acampada del Chate. Por la carretera podremos regresar a Fanlo.

EL VALLE DE ORDESA

Bosque de las Hayas de Ordesa. Foto: Eduardo Viñuales
El río Ara en Torla. Foto: Eduardo Viñuales

El valle de Ordesa pronto despertó la admiración de los viajeros y pirineístas decimonónicos que venían de Francia y de otros países a contemplar sus maravillas naturales. El más activo y entusiasta de todos ellos fue Lucien Briet, que dedicó a esta parte del Alto Aragón unos veinte años de excursiones, escritos y artículos que serían ilustrados gracias a la realización de más de 1.600 placas fotográficas. De Ordesa, entre otras muchas cosas, decía: “Cuan extremados son la sencillez, el arte, el lujo y la elegancia con que estas crestas, estas montañas y estos colores se diversifican en un espacio limitado por rocas inmensas”.

Briet, con sus palabras que fueron un canto de amor a la naturaleza de los Pirineos, sembró la simiente para que Ordesa fuera un valle protegido de forma pionera en el año 1918. Ahora, un siglo después sigue siendo una delicia caminar por el fondo del gran cañón del río Arazas, atravesando sus praderas abiertas al bosque, asomándose a los saltos de agua de Arripas, Estrecho y la Cueva, cruzando en silencio el hayedo, bordeando las Gradas de Soaso, observando a los sarrios…y, finalmente, alcanzando el cierre del Circo de Soaso donde se desploma la cascada de la Cola de Caballo.

Realizaremos el recorrido clásico desde la pradera de Ordesa hasta el Circo de Soaso. Tienen un desnivel de 400 metros y su duración es de cuatro horas. Es el itinerario más trillado y conocido de todo el Parque Nacional. Es la forma más accesible de llegar al refugio de Góriz. Al fondo de la Pradera de Ordesa tomamos una pista a mano izquierda que discurre por la margen derecha del río Arazas. Nos adentramos en la fronda tupida del fondo del valle con pinos silvestres, hayas, abetos y sotobosque de bojes. Al cuarto de hora llegamos al desvio de Cotatuero y Soaso donde hay una imagen de la virgen del Pilar. Cogemos la de Soaso.

Pasamos por la cascada de Arripas y después la del Estrecho. La pista va ganando desnivel mediante el trazado de algunas curvas y discurriendo por la oscura umbría del Bosque de las Hayas, espectacular en los meses otoñales. Al pie de un resalte rocoso se localiza la pequeña oquedad de la cueva de Frachinal. A partir de aquí el bosque se pierde paulatinamente y se abre el valle con el fondo de las Gradas de Soaso. A partir de ahora el sendero se torna con algo más de pendiente, hasta alcanzar la amplia llanura que desemboca en el Circo de Soaso, al fondo del cual se divisan el Cilindro, el Monte Perdido y el Soum de Ramond. El camino llega al rincón de la Cola de Caballo, punto final en el recorrido.

EL VALLE DE CHISTAU

Valle de Chistau. Foto: Eduardo Viñuales

El valle de Chistau, recorrido por el curso agitado del río Cinqueta, se nos muestra como un lugar pirenaico que todavía parece estar alejado del mundo moderno. O, al menos, así ha sido hasta no hace muchos años.

Y es que en este impresionante espacio cerrado por montañas tan altas como Posets, Cotiella o Punta Suelza, la naturaleza aún convive en su mejor estado de salud con el hombre y sus obras. ¿Por imperiosa necesidad, por aislamiento secular o por cariño a lo propio?, se preguntan algunos turistas. Es difícil dar una respuesta objetiva, pero lo cierto es que una vez aquí a veces se llega a tener la sensación de haber retrocedido en el calendario, e incluso se podría llegar a plantear el que no se está en el Pirineo del siglo XXI.

La imagen típica del valle de Chistau incluye un delicado mosaico de bordas y cabañas de piedra, de rebaños de ovejas y de cabras que hasta hace unas décadas practicaban la trashumancia, de fajas o bancales, de paredes de piedra, de lindes y setos, de todo tipo de hierbas creciendo en los prados de siega…y de espigados chopos lombardos que amarillean espectacularmente al llegar el otoño hacia ese cielo azul. Todo aquí está, estaba, perfectamente cuidado y ordenado. Todo es muestra de un equilibrio irrepetible de tiempos remotos.

Vamos a realizar un recorrido por la ribera del Cinqueta. Tiene un desnivel de 400 metros y una duración de dos horas y media. Junto a la carretera entre San Juan de Plan y Gistain, a mano derecha, está el llamado Puente de los Pecadores. Nos fijaremos en el grupo de grandes tilos que aquí crecen, y pasaremos a la orilla orográfica izquierda del valle, caminando por el sendero de L’Ausera.

Entre bosques mixtos, fresnos, robles y prados de siega se llegará al Puente del Molin, donde enlazamos con la pista de la Ribereta que sube hacia el corazón del alto valle de Chistau, el rincón de Viadós. Continuamos por la pista que ahora coincide con el sendero GR-19.

Con cada paso que aquí demos nos iremos enamorando del paisaje y sus múltiples detalles naturales. Todo el rato iremos por ese ambiente en el que se conjugan bosques, prados, bordas, ganados y montañas hermosas.

Antes de alcanzar el Puente del Hospital podemos seguir por otro camino a la derecha, también señalizado con las marcas rojas y blancas de gran recorrido, para así llegar por la margen izquierda del valle hasta el final, en las praderas de la Virgen Blanca y los llanos de Es Plans, donde justo antes habremos de cruzar al otro lado del río.

- . ©Foto: MonrasinRicardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

- Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
Qué hacer-imprescindible

La Montaña en Aragón: Luis Alberto Hernando

(Ricardo Martí)
20/09/2017 - 13:45 h.
0 comentarios

Hablamos con Luis Alberto Hernando, burgalés afincado en Jaca y referente nacional de las carreras por montaña. El 23 de septiembre se juega su tercera copa del Mundo en la Ultra Pirineu 2017 de Berga

KV Transvulcania 2017. ©Foto: Monrasin

Luis Alberto es el gran dominador de las carreras por montaña a nivel nacional. Guardia civil, nacido en Burgos hace 40 años y residente en Jaca, se inició en el deporte practicando a los nueve años atletismo. Una vez en la Guardia Civil disputó los Juegos de Turín del 2006 en el biatlón. A continuación cambió de deporte y se pasó al esquí de fondo. Desde el año 2010 comenzó su matrimonio con las carreras por montaña. Su primera prueba fue la Puyada a Oturia. Desde entonces ha ganado cinco Campeonatos del Mundo y dos Copas del Mundo. El 23 de septiembre se juega su tercera copa en Berga. Su sueño es ganar el Tour del Mont Blanc y le gustaría ser olímpico en carreras por montaña antes de retirarse.

- ¿Donde nació?

- Fue en Burgos en 1977 y vine a vivir a Jaca en el año 2002. En septiembre voy a cumplir 40 años. Ahora no me considero de ningún sitio, no me tengo en consideración. Me he quedado en Jaca. Soy de esta ciudad por propio interés y porque no hay ningún sitio mejor para vivir.

- ¿Que es lo que más le gusta de Jaca?

- El sitio donde está, el entorno y lo fácil que es hacer montaña viviendo en Jaca. También existe el aliciente que es un pueblo medianamente grande, hay mucho ambiente y tiene todos los servicios.

- ¿Cuales son sus sitios preferidos para entrenarse en Jaca?

- Me gusta esta localidad porque hay mucho monte, nunca se terminan los senderos y están muy a mano. Si algún camino se lleva la palma es el del Rapitán y el de la Peña Oroel, que es lo que más cerca está para entrenarse y al que recurro en muchas ocasiones.

- ¿Hasta cuando vivió en Burgos?

- Estuve allí hasta el año 96. Después entré en el ejército y me fui a Valencia. Estuve cuatro años. Después me fui a la guardia civil y casi directamente me vine a Jaca. El cambio lo di porque me motivaba más el trabajo que se me ofrecía en la guardia civil que lo que conocía en el ejército. En Valencia conducía un blindado BMR.

- ¿Cuando empezó a hacer deporte?

- Desde los nueve años. Félix, mi padre y Andrés, mi hermano, practicaban atletismo. Con mi hermano empezamos a hacer deporte como actividad extraescolar. Mi padre nos llevaba tres o cuatro días a las pistas de atletismo, empezó a dar vueltas por fuera de las pistas y se lo tomó cada vez más en serio. Empezó con 39 años, nunca había hecho deporte y terminó siendo campeón de España, de Europa y del mundo de maratón en veteranos. Fue en el año 95 y realizó una marca de 2.27 con 46 años llevando muy pocos kilómetros. En dos años acabó en San Sebastián con un tiempo de 2.29. Todavía sigue corriendo a los 68 años.

- ¿Hasta cuando practicó usted atletismo?

- Cuando entré en el ejército tuve un parón. Pasé medio año en Bosnia sin salir del cuartel. Lo retomé en serio al entrar en la guardia civil y sobre todo en el equipo de biatlón de la guardia civil. Entonces empecé a entrenar de una manera profesional.

Sky Maraton Ribagorza Romaniza. SkyGames 2012.. ©Foto: Monrasin
Haria Extrem, Lanzarote. Copa de España 2012. ©Foto: Monrasin
Copa España KV. Oturia, 2014. ©Foto: Monrasin
- Llegó a competir en unos Juegos Olímpicos.

- Fue en Turin en el 2006. Para mí fue un regalo el poder ir a unos Juegos. Cuando entré en la guardia civil pensé hacer montaña, pero nunca que me ofrecerían entrenar de manera profesional. Los años que peleamos por clasificarnos para los Juegos fueron muy emocionantes.

- ¿Como fue esa experiencia?

- Fue un poco agridulce. Tuvimos bastante mala suerte con todo. Fueron un poco estresante los días que pasamos en la Villa Olímpica. Desde que nos perdieron el equipaje y los esquís en el avión y tuvimos que correr con material prestado, hasta que tuve un ataque de asma y una hernia en la ingle de tanto toser. Con los nervios el asma fue a peor.

- ¿Llegó a terminar?

- Iban 27 países y éramos el último clasificado el año anterior en la Copa del Mundo. Éramos los más flojos, a priori, de los clasificados. No quedamos los últimos y ganamos a cinco o seis países. Para nosotros fue un éxito.

- Después comenzó a practicar esquí de fondo.

- Hice este deporte durante tres años. A continuación realicé el curso de montaña de la guardia civil. A raíz de entonces comencé a disputar carreras por montaña.

- Coincidiría en el equipo de esquí de fondo con el olímpico Diego Ruiz.

- Efectivamente. Estuve con él en el equipo de la guardia civil desde el 2002 y en el nacional desde el 2007 hasta el 2009. Destacaría su fuerza de voluntad y su motivación para una carrera tan larga como la suya.

- ¿Cuándo comenzó a disputar carreras por montaña?

- En la temporada 2009-10. Aunque mi primera carrera fue en el 2002 nada más llegar a Jaca. Disputé Peña Cancias, la subida a Panticosa y Oroel. Las hacía en la pretemporada del esquí sin prepararlas de manera específica. La primera carrera seria fue el 2010, la Puyada Oturia, que era Campeonato de España. Quedé tercero y me ofrecieron ir al Campeonato del Mundo de ese año donde fui el segundo. Me fui liando sin programar la competición y me entrenaba para el esquí de fondo.

- ¿Cómo fue ese primer Mundial?

- Fue en Italia y tenía unos 35 kilómetros. Era en la localidad de Premana y se denominaba Giir di Mont. Tenía mucho nivel, mucho ambiente y se puede comparar con Zegama. Compitió Kilian Jornet y compartí kilómetros con él por lo que fue muy motivante.

Campeonato del Mundo. Portugal, 2016. ©Foto: Monrasin
Campeonato del Mundo. Portugal, 2016. ©Foto: Monrasin
- Desde entonces su historial es impresionante.

- He evolucionado como lo ha hecho este deporte. Empecé disputando kilómetros verticales y carreras más bien cortas y poco a poco hice carreras más largas. Desde el 2013 realizo pruebas de ultra distancia. He ganado desde entonces cinco Campeonatos del Mundo, tres con la federación de montaña y dos con la de atletismo y dos Copas del Mundo, en el 2011 el circuito de carreras por montaña y en el 2015 carreras de ultra.

- ¿Cree que son compatibles las carreras de la federación de atletismo y de montaña?

- No creo que haya excesivas carreras. Para el participante popular cuantas más carreras haya mejor y más posibilidades de elegir la que te vaya a interesar. Eso es para ellos un chollo. Pero para los corredores de élite es un poco complicado. A veces se solapan los calendarios de atletismo y montaña. Hay populares que tienen más repercusión y mejores premios que las carreras oficiales y campeonatos.

- ¿Qué carreras le gustan más, las que organiza la federación de atletismo o la de montañismo?

- Un Campeonato del Mundo de la federación de montaña al año siguiente podría ser de atletismo y al revés. Las federaciones se limitan a llevar jueces. Me puedo quedar con unos organizadores u otros, pero no con una federación u otra.

- ¿Le gustaría que fueran olímpicas las carreras por montaña?

- Es muy complicado que se consiga, pero estoy a favor para corredores que no son profesionales y tienen mucho nivel. En el 2017 el Campeonato del Mundo de la federación de atletismo ha llevado a 37 países. Hay muchos corredores que cogen este deporte, tienen mucho nivel, pero lo dejan porque les sale deficitario. Para que todos corriéramos en las mismas condiciones, los que tengan patrocinadores y los que no, sería importante que terminara siendo olímpico.

- ¿Qué es lo más deslumbrante que ha hecho esta temporada?

- He ganado otra vez el Campeonato del Mundo de la federación de atletismo en Italia y el Campeonato de Europa de la federación de montaña que fue en Francia.

Ultra Pirineu 2015. ©Foto: Monrasin
1º ICE Trail Tarentaise 2015 en los Alpes. Campeón de Europa de Ultras. ©Foto: Monrasin
1º en la Gorbeia Suzien 2016. Campeón Skynational Series Spain, Andorra, Portugal. ©Foto: Monrasin
- ¿Ha disputado algún maratón en ruta?

- Todavía no. Me gustaría disputarlo. Mi padre y mi hermano tienen un crono de 2.27 y me gustaría mejorarlo. Habría que estudiar cómo hacerlo, pero no me parece ni mucho menos fácil. Hay que hacerlo de manera progresiva y con mucho cuidado de no lesionarme. No es tan fácil quitarse las zapatillas de montaña y empezar a correr por asfalto. Puede ser lesivo pasar de la montaña al asfalto.

- ¿Qué marca piensa que podría hacer?

- No tengo ni idea. Mi padre hizo 2.27 con 46 años. No estoy estresado. Pero esto es un pique familiar, no es un pique internacional y me gustaría mejorar esas marcas.

- ¿Para usted cual es la mejor carrera por montaña de Aragón?

- No se lo puedo decir y no me puedo mojar. No se con cual me quedaría. Lo tendría que pensar mucho. Hay muchísimas, muy buenas carreras.

- ¿Cuál cree que es la más dura?

- Pienso que puede ser la Canfranc-Canfranc. He disputado el maratón cuando la organizaba Bernabé Aguirre, que era mi instructor en el curso de montaña y la corrí en el 2009. La más dura será la ultra. Son 100 kilómetros con 8.848 metros positivos. Viendo el perfil es la más dura de todas.

- ¿Qué es lo que destacaría de Kilian Jornet?

- La faceta en la que más destaca son las carreras por montaña. Es el número uno y tiene siempre la misma motivación. Tiene una gran capacidad de recuperación y te puede correr una prueba de 100 millas y a los diez días una de 20 o 30 kilómetros y las resuelve igual de bien en un deporte que es cada vez más especializado.

- Le llegó a ganar en una ocasión. Fue en la Transvulcania del 2014.

- Es una prueba de la Copa del Mundo que se celebraba en la isla de La Palma. Fue un triunfo muy especial porque competía contra él. Jornet es el que pone el máximo nivel en las carreras y ese día fui yo el más fuerte. Fui el mejor por un día. Nos quedamos los dos en cabeza y fuimos siempre por relevos. Era de 100 kilómetros y me escapé en la bajada a 10 kilómetros de la meta. Fue muy dura por el ritmo y el nivel que había.

- ¿Cuál es la carrera soñada que le gustaría ganar?

- La Ultra Trail del Mont Blanc. No es la carrera más dura y de más nivel del mundo, pero es la más mediática. Me gustaría ganarla para hacerle un guiño a mis patrocinadores. Ya terminé el segundo en el 2015. Tiene 170 kilómetros en un circuito alrededor del Mont Blanc en un entorno excepcional.

- Hace poco días ganó una prueba en Montana, la The Rut Mountain Runs. Era la primera vez que competía en Estados Unidos.

- No la tenía en la planificación, pero al tener problemas físicos no pude disputar el Tour del Mont Blanc (UTMB). Esa prueba tiene 50 kilómetros de longitud. De esta manera tengo más sencillo ganar la Copa del Mundo. Ya gané el Europeo el 8 de julio en Val d'Isere y si quedo entre los diez primeros en la Ultra Pirineu en Berga el 23 de septiembre me llevaré la Copa del Mundo.

- ¿Son similares las carreras por montaña en Europa de las que se disputan en Estados Unidos?

- La prueba de Montaña tenía un circuito muy variado. Tenía 50 kilómetros y 3.200 metros de desnivel positivo. Subía hasta los 3.400 metros y las partes altas eran muy técnicas con pedreras muy difíciles y la segunda parte rápida encadenando kilómetros a un ritmo de 3.30. En Estados Unidos el ambiente es más distendido que en Europa. El material obligatorio es a criterio de cada uno. Con el trazado son más exigentes y no dejan pisar fuera del circuito, que están muy bien marcados. Si se ataja te ganas la descalificación.

- . ©Foto: MonrasinRicardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

- Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
Qué hacer-imprescindible

Dani Moreno, referente de la escalada en Aragón

(Ricardo Martí)
05/09/2017 - 17:15 h.
0 comentarios

Con 29 años es uno de los grandes estandartes de la escalada en Aragón. Desde hace ocho años compatibiliza la docencia en el Centro de Tecnificación de Escalada con la competición

Su primer 9a, Supernowa en Vadiello. Verano de 2009
500mts de cascada de hielo en Freisseniere, en los Alpes Suizos. Año 2009
En el corredor La Gran Diagonal de la Peña Telera, 2011

Dani Moreno es con 29 años uno de los grandes estandartes de la escalada en Aragón de los últimos tiempos. Deportista polivalente, sus primeros pasos los dio en su Daroca natal de la mano de su padre José. Fue uno de los mejores escaladores de competición en los primeros años de su trayectoria, disputando varios Mundiales. Se ha codeado con los mejores de España en el Campeonato de España y la Copa de España de escalada de dificultad. Desde hace ocho años compatibiliza la docencia en el Centro de Tecnificación de Escalada con la competición. En los últimos tiempos ha realizado grandes actividades en grandes paredes de todo el mundo.

- ¿Cuando comenzó a escalar?

- Me inicié a los seis años. José Moreno, mi padre fundó el club de montaña en Daroca. Saliamos al monte con el club y me entrenaba en una pared muy arcaica que se hizo en la localidad. Fueron de los primeros paneles que se hicieron en Aragón.

- ¿Como está ahora la escalada en Daroca?

- Sigue, sigue adelante. Quizás con menos niños, pero sigue mi padre llevándola. Van a competiciones y continua todo como antes. Tendrán siete o ocho chavales.

- ¿De pequeño hacia algún otro deporte?

- Iba al colegio publico Pedro Sánchez Ciruelo. Comencé por un igual en la escalada y el fútbol. Así fue hasta los 15 años.

- ¿Era bueno jugando a fútbol?

- Si. Era el capitán del equipo de fútbol sala de Daroca. Era delantero goleador.

- ¿Cuando decidió dedicarse solo a la escalada?

- En Daroca hay fútbol sala hasta infantil. Di un salto del fútbol sala al fútbol 11. Aquí no interviene tanto el toque con el balón. Es todo más grande. Además, lo que menos me gustaba es que tocaba poco balón y hay mucha gente jugando. Jugué dos o tres años en el equipo juvenil de Regional con los mayores. Pero cada vez me tiraba más la escalada.

Con Dani Fuertes, ascensión en libre de Bellavista en los Dolomitas (500mts/8b+). Julio de 2013
Bajando de la Cima Oeste de Lavaredo en los Dolomitas. Julio de 2013
Las Tres Cimas de Lavaredo en los Dolomitas. Julio de 2013
Con el escudo del Club de Montaña de Daroca en la Cima Grande de Lavaredo. Julio de 2013
En los Dolomitas. Verano de 2013
- ¿Cuando comenzó a destacar en la escalada?

- A los 12 años fui a un Máster de escalada en Vitoria. Era un torneo internacional. Con 13 años fue mi primera participación en la Copa de España y el Campeonato de España. Lo gané todo en sub-16.

- ¿Que tipo de escalada realizaba?

- Era escalada deportiva de dificultad. Es en roca o en rocódromo. Se trata de hacer una vía de entre 10 y metros a 70 metros. Es un largo, escalas y bajas al suelo. No hay que montar una reunión para que suba el segundo como en Riglos. Aquí pones chapas, vas con las cintas expres, llegas a la reunión, pasas la cuerda con el mosquetón o haces una maniobra para pasar la cuerda y bajas al suelo.

- ¿Llegó a ir a un Mundial de escalada?

- Con 14 años fui a Paris. Cada año íbamos a dos o tres pruebas de la Copa de Europa. He estado en los Campeonatos del Mundo en Bulgaria, Edimburgo y China. Lo que pasa es que en las pruebas internacionales siempre lo hacía muy mal porque me ponía muy nervioso.

- ¿Cual es la clasificación a nivel internacional que más valora?

- En China pasé a semifinales y terminé en undécimo. Era de la categoría sub-18 y tenía 16 años. Si hubiera tenido un mayor control mental habría estado en casi todas las pruebas más arriba.

- ¿Los nervios son tan determinantes en la competición?

- La escalada es un deporte de fuerza-resistencia de corta duración. Las competiciones son de un máximo de dos a tres minutos. Cada vez los entrenamientos tiran más hacia la fuerza. Hay que estar muy en forma. El otro 50% es el nivel mental. Con una misma forma física, la cabeza te hace estar el 30 o el primero. En juveniles esto me lastró menos a nivel nacional porque me veía bastante por encima del resto. Pero a nivel europeo me venía un poco abajo.

Subcampeón de la copa de españa 2010 de escalada de dificultad
Copa del Mundo de escalada de dificultad en Barcelona, año 2010
Segundo puesto en la Copa de España de Escalada de Dificultad en Zaragoza, compartiendo cajón con Dani Fuertes, año 2014
Copa del Mundo de Briancon, en 2013
1ª prueba de la Copa España Dificultad Absoluta Masculina. En el podio con Ramon Julian Puigblanqué y Javier Cano Blazquez. Marzo de 2015 en Zaragoza
- ¿Cuando será la escalada un deporte olímpico?

- Ya lo será en el 2020 en Tokio. Pero el formato de competición es una chapuza. Para conquistar el oro hay que competir en bloque, en dificultad y en velocidad. Pero no tienen nada que ver la una con la otra. Es como si Bolt tuviera que correr un 100 lisos, un 5.000 y el medio maratón. Lo lógico es que hubiera tres campeones olímpicos. El formato que han hecho no sé si es por dar más espectáculo. Pero lo han hecho muy mal.

- Ahora tiene 29 años. ¿En que momento de su vida está en el plano de la competición?

- Ahora estoy más desconectado. Antes me entrenaba, escalaba para competir y llevaba a cabo dieta y una planificación para rendir al máximo. Durante muchos años me lo hice yo todo, también seguí el plan en el Centro de Tecnificación de Felipe Barrios y Sergio Padilla. También estuve un año con Eva López, pero la mayoría del tiempo me la he hecho yo. Ahora estoy más desmotivado en el mundo de la competición y ha cambiado mi filosofía. Ahora entrenaré con otros objetivos más enfocados a la roca para el big-wall. Este año los resultados han sido malos y el año que viene ya se verá.

- ¿A nivel sénior cuales han sido sus resultados más importantes?

- He sido subcampeón de la Copa de España en el 2010 y ese año también subcampeón de la Copa de España. Entre los tres o cuatro primeros he quedado cinco años seguidos. Fuera de España a nivel absoluto no me ha ido muy bien. Todo por los nervios.

- ¿Cree que puede ser util un psicólogo en el deporte?

- Es totalmente necesaria la figura de psicólogo deportivo. Te juegas todo en dos minutos de competición y debes manejar esa presión y ese miedo a caer. Los medios que tenemos en España para los deportistas de élite son ridículos. Piden unos resultados y que la gente esté motivada, pero es lo único que quieren. Pero si hay que apoyar a alguien, que se busque la vida, que yo me lavo las manos. Según que comunidades tienes una ayuda mísera, que no te sirve para nada y al final lo que necesitas es un entrenador y gente que te apoye para seguir en la brecha. Ésto nunca lo he tenido. Y cuando lo tuve me lo busqué y me lo pagué de mi bolsillo.

- ¿Sigue la cosa igual?

- Si. Pero como la escalada va a ser olímpica, veremos cómo evoluciona. Se supone que habrá más dinero. Hay que ver cómo afecta eso a la organización del deporte de élite y al Centro de Tecnificación de Aragón. Está por ver.

'8 amaneceres'. Apertura en el Ritacuba Blanco por la que recibieron el Premio Fedme de mejor Escalada en Pared (5410mts, Sierra del Cocui de Colombia. Enero de 2013)
'8 amaneceres'. Apertura en el Ritacuba Blanco por la que recibieron el Premio Fedme de mejor Escalada en Pared (5410mts, Sierra del Cocui de Colombia. Enero de 2013)
Ascendiendo el Vallunarraju, 5686mts, en Huaraz, Perú. Septiembre de 2013
- ¿Cual es el escalador que más le gusta?

- El canadiense Sean McColl. Me encanta su explosividad. Su estilo se parece al mío, aunque a otro nivel. Es de alto como yo, pero fuertísimo y aprovecha sus recursos al máximo.

- ¿Y de España?

- No le sabría decir. Hay muchos. Ahora mismo Javi Cano es un espectáculo. En la Copa de España de Zaragoza fue una delicia verle escalar. Ramón Julián es otro de los mejores, aunque estamos un poco cansados de verlo. Es una pasada verlo escalar.

- ¿Cuanto tiempo lleva trabajando en el Centro de Tecnificación de Aragón?

- Desde el año 2009.

- ¿Que le gusta más, la docencia o la competición?

- No se puede comparar. La competición es muy sacrificada y entrenar es más disfrutar. Yo pasé por esa etapa y es super enriquecedora y super gratificante compartir tu motivación con chavales y ayudarlos. Aprender juntos nos retroalimenta.

- ¿Tiene buena salud en Centro de Tecnificación?

- Tenemos 16 escaladores en dos grupos. Uno desde los 14 a los 17 años y otro de más pequeños. Tenemos mucha cantera. Rebeca Pérez es subcampeona de España, Laura Pellicer ha quedado tercera en la Copa de España de Zaragoza, al igual que Enrique Pérez. Sonia Maciel se colocó en las finales en la primera prueba, Valentina Carrodilla se coló en las finales de la primera prueba...

Ascensión en libre y a vista del Pilar del Cantábrico (Picu Urriellu, 8ª+/500mts), año 2012
Un momento de descanso. Verano de 2012
Cresta Los Cósmicos, en Chamonix. Verano de 2013
- Ahora usted es un escalador de grandes paredes.

- Lo he tenido aparcado por las oposiciones de bombero. Para este verano tengo proyectos en Ordesa y en los Alpes, donde escalaré en Chamonix. Soy un culo de mal asiento. Si hago mucho tiempo algo necesito desconectar. Me recarga las pilas hacer grandes paredes y cuando vuelvo tengo unas ganas tremendas de entrenarme.

- ¿Le gusta más la competición o la escalada de grandes paredes?

- No se puede comparar. Según como me pilla me gusta competir, aunque no se pase del todo bien. Esos nervios de dar lo mejor de ti en determinado momento me ha hecho disfrutar. Las grandes paredes también me aportan mucho en determinados momentos.

- Ha ido muchas veces a las Tres Cimas de Lavaredo, en los Dolomitas de los Alpes italianos.

- El sitio es espectacular. Estás en un refugio que te tratan bien, la aproximación a las vías es de una hora, la bajada no es demasiado complicada, las vías son de 400 a 500 metros. La escalada es chula y es muy agradable ir allí siempre. Fui con Alejandro Jiménez y el año siguiente con Dani Fuertes y el propio Alejandro Jiménez. Es una pared que me gusta. La más difícil es Panaroma, en la cima oeste, con una dificultad de 8c. Pero la que más me llenó es Super Directísima de Isasoni, una vía de 7c.Tiene muchos largos de séptimo grado, hay que pelearlos todos, está sin marcar y no es evidente la escalada. Luché un montón y la hice por los pelos.

- ¿En que otros paises ha escalado?

- En Venezuela, en Marruecos, Colombia, en los Alpes (con Manu Cordova el Tridente de Tacul y el Capucin), en Suiza y por Ordesa.

Grand Capucin, en los Alpes del Mont Blanc. Julio de 2010
Llegando a al cima del Grand Capucin, en los Alpes del Mont Blanc. Julio de 2010
Cima en el Grand Capucin con Manuel Córdova, Julio de 2010
- ¿También le va la escalada mixta en roca?

- Me gusta y es algo que no descarto. Pero no ha llegado su momento todavía. He hecho en hielo los tres muros de Gavarnie por Aloise. He estado en Suiza y en el Pirineo he escalado en el valle Izas.

- ¿Que destacaría de Manu Córdova?

- Es un gran alpinista a nivel aragonés, español y mundial. Destacaría su motivación. También es muy polivalente. Ha sido muy trabajador y muy constante durante muchos años y eso se nota. No cojea en ninguna especialidad. Quizás no ha hecho grandes cosas en altura en ochomiles porque no le llama y es más parafernalia, pero lo que ha hecho en los Alpes no lo ha realizado prácticamente nadie en el mundo.

- ¿Un sitio de España para escalar?

- Las paredes tarraconenses de Margalef.

- ¿De Aragón?

- Hay muchos sitios. Me gusta Vadiello y Escalete, que tiene un muro acojonante.

- Un sueño de conquistar una gran pared en el mundo.

- En Argentina el Cerro Torre y realizar la travesía integral del Fitz Roy. Es una salvajada de picos y se encadena una cresta enorme de kilómetros.

Atardeceres en el sector Espadelles de Margalef, Tarragona. Noviembre de 2014
Escalada en Taghia, en el Atlas marroquí, abril de 2014
Bentué de Rasall, Huesca. Mayo de 2014
El hijo Libre, 8b+ en Rodellar. Verano 2013
El hijo Libre, 8b+ en Rodellar. Verano 2013
Escalada en Taghia, en el Atlas marroquí, abril de 2014

- Ricardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

- Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
Qué hacer-imprescindible

Siete excursiones senderistas por Ordesa

(Ricardo Martí)
30/08/2017 - 13:39 h.
0 comentarios

El Parque Nacional es un paraiso del senderismo. Recopilamos aquí las excursiones clásicas del valle y las ascensiones a algunos de sus picos emblemáticos

  • Siete excursiones senderistas por Ordesa

Ordesa y Monte Perdido celebrará en agosto de 1918 el centenario de su declaración como Parque Nacional. Situado en el macizo calcáreo más alto de Europa, está formado por los valles de Ordesa, Pineta, el cañón de Añisclo y la Garganta de Escuain. Lo limitan al norte los tresmiles del Monte Perdido, Marboré, el Casco o el Taillón y al sur la Sierra Custodia. Lo surca de este a oeste el río Arazas, que forma bellas cascadas en su descenso hasta su desembocadura en el río Ara.

Ordesa es un paraiso del senderismo. Se pueden realizar travesías de varios días, excursiones de un nivel medio de dureza o escapadas para los principiantes. También se pueden realizar las típicas excursiones a los dos miles y tresmiles del macizo. Vamos a reflejar en este reportaje las excursiones clásicas del valle y las ascensiones a algunos de los picos, entre ellos su techo: el Monte Perdido y sus 3.355 metros de altura.

De Torla a la pradera de Ordesa por el Turieto
  • De Torla a la pradera de Ordesa por el Turieto. Siete excursiones senderistas por Ordesa
  • Cascada arco iris. Siete excursiones senderistas por Ordesa

Es una excursión sencilla que se puede realizar en media jornada. Desde Torla hasta la pradera hay un desnivel de poco más de 300 metros y lo pueden realizar los niños e iniciados a la montaña. Las personas que opten por este camino, descubrirán que las bellezas de Ordesa no comienzan a partir del aparcamiento. Se sigue el camino viejo de Torla a Ordesa. Se pasa el puente de la Glera, la primera media hora se llanea en dirección norte con el telón de fondo del Mondarruego. Se toma una pista de tierra que nace a mano izquierda cubierta de sauces, abedules, chopos y fresnos y pasa junto a bordas y campos de siega de hierba. La pista se hace más estrecha. Después el camino gira a la derecha, mientras el de la izquierda baja al puente de los Navarros. Hemos llegado al Turieto Bajo. Desde una barandilla admiramos bajo nosotros el desplome del río Arazas en forma de cascada, la tortuosa carretera de acceso a la pradera de Ordesa y el Estrecho de los Navarros. El camino asciende de manera suave, cambia de manera radical y se embosca entre pinos, hayas, albares..., mientras que el río se precipita en las bellas cascadas del Arco Iris, Abetos, Molinieto o Tomborrotera. El frescor y la humedad que se respira en la atmosfera se van adueñando del paisaje forestal conforma nos adentramos en el valle. Troncos, raíces, piedras y suelo se disfrazan de mundo vegetal con su camisa de musgo. Tras llegar al Monumento a Lucien Briet, el sendero cruza el Ara y ya solo quedan escasos minutos hasta llegar a la pradera de Ordesa.

De Carriata a Cotatuero por la Faja de Racón
  • Cascada de Racon. Siete excursiones senderistas por Ordesa
  • De Carriata a Cotatuero por la Faja de Racón. Siete excursiones senderistas por Ordesa

Es un camino que enlaza los Circos de Carriata y Cotatuero por un sendero aéreo a media ladera. Es una excursión de mediana dificultad que se puede realizar en algo menos de cuatro horas y el desnivel de subida es de 580 metros. Es uno de los trayectos con mejores vistas de todo el valle. Desde la pradera parte el sendero en dirección a Soaso. A los diez minutos se desvía junto a la imagen de la Virgen del Pilar que lleva al sendero del Circo de Cotatuero. Tras una hora de ascenso el camino se desvía a la izquierda (1.810 metros), dejando a la derecha la senda que lleva a la Faja de Canarellos.

La vista es impresionante con el salto de la cascada de Cotatuero. El camino a la izquierda nos lleva a la Faja Racón. Es una hora de trayecto sorteando pequeños barrancos con unas vistas espectaculares de la Cresta de Diazas y la Faja de Pelay. En el tramo final se divisa el Tozal del Mayo. Después se llega a un cruce de caminos (1.810 metros) en la Rinconada de Carriata. Uno sube a Carriata y el otro desciende a la pradera. Nos queda una hora de bajada entre pinares por un camino plagado de lazadas.

Al Circo de Soaso por la Senda de los Cazadores
  • Cascada de Cotatuero. Siete excursiones senderistas por Ordesa

El gran recorrido clásico del valle de Ordesa es la excursión de la pradera hasta el Circo de Soaso por el fondo del valle. Lo realizan familias enteras, niños y abuelos. Pero proponemos un trazado algo más exigente pero muy bello. Es un recorrido circular con comienzo y final en la pradera tras seis horas y media de camino. Pero en vez de ir a Soaso por el fondo del valle, se puede acceder en una subida en frio por la Senda de los Cazadores, un duro ascenso de 890 metros desnivel a través de multitud de zetas. El camino se toma una vez superado el Arazas y a partir de aquí se empina. Es una hora y media de trepada. Se deja a la derecha el camino al Cuello de Diazas hasta que se llega a la proa de Calcilarruego (1.950 metros), donde hay un mirador donde las vistas del Circo de Cotatuero son espectaculares.

A partir de aquí el camino llanea por la Faja de Pelay, un sendero a mitad de ladera de la Cresta de Diazas rozando los 2.000 metros. Es un camino bien acondicionado, sin pasos complicados y de una anchura aproximada de un metro a lo largo de siete kilómetros. Después de tres horas llaneando se llega al Circo de Soaso y el umbral de la cascada de la Cola de Caballo. La segunda parte del recorrido es muy sencilla. Una tendida bajada de menos de tres horas hasta el punto de partido por el camino de las cascadas.

A Bujaruelo por la Garganta de los Navarros
  • Río Ara. Siete excursiones senderistas por Ordesa

Es una excursión sorpresa. Bujaruelo con su puente románico, el refugio y la ermita en ruinas es el punto de partida de diferentes excursiones. Desde el valle de Otal, al alto valle del Ara con el protagonismo del Vignemale, el techo del pirineo francés con sus 3.299 mteros, el ibón de Bernatuara, el ascenso al Puerto de Bujaruelo...

Pero el trayecto desde el Puente de los Navarros hasta Bujaruelo merece una jornada. Casi todos los visitantes acceden por una polvorienta pista de seis kilómetros. Pero se puede realizar una excursión sin tocar ni un metro de la pista. El sendero comienza pocos metros antes del puente de los Navarros. Pronto coge altura entre pinares y con la vista a la derecha del valle de Ordesa. Se transita en dirección oeste, en un camino muy bien marcado por encima de la garganta de Bujaruelo. A la derecha llegamos al espectacular paso de La Escala, mientras cae a pico el paredón hasta el lecho del Ara. Se atraviesa en horizontal gracias a una estrecha, pero marcada faja herbosa. A mitad de garganta y tras casi dos horas de camino se llega a la altura de la pista y se pasa el Ara por el puente de Santa Elena.

Entonces comienza la segunda parte de la excursión por la orilla izquierda del Ara. Andamos por un sendero con marcas rojas y blancas, le senda pirenaica. Es un plácido paseo por el camino de Cobatar de algo más de una hora y media. Sigue un magnífico bosque mixto de abetos y hayas, diversas praderías y el cruce del río de la Escuzana, que baja espectacular desde las alturas. El camino salva una larga pedrera hasta ganar el puente medieval de Bujaruelo.

Ascenso a la Punta Acuta
  • La punta Acuta vista desde el Tozal del Mallo. Siete excursiones senderistas por Ordesa

La Punta Acuta es una de las cima prominentes de la Crestería de Diazas, las montañas de la vertiente sur de Ordesa. Con sus 2.242 metros, sobresale como un cono redondeado. Proponemos un recorrido exigente de una jornada con el ascenso desde Torla por la vertiente sur y bajada en picado hasta la pradera de Ordesa. El desnivel positivo es de 1.300 metros.

Comienza el recorrido una vez superado el Puente de la Glera sobre el Ara. A partir de aquí se toma un sendero a la derecha del barranco de Diazas que lleva entre vueltas y revueltas cruzando la pista hasta la ermita de Santa Ana después de una hora y media de ascenso. Subimos por la vertiente sur de la montaña y vemos bonitas vistas del valle de Broto. Nuestro siguiente objetivo son los miradores del Molar, del Rey y de la Reina. El trayecto sigue una senda por pinares y después toma la pista. Llegamos a los miradores desde los que el panorama es espectacular desde la Sierra de la Tendeñera al oeste hasta el Monte Perdido al este. Seguimos el camino a la derecha y realizamos un breve ascenso hasta la Punta Acuta. La bajada es a pico desde el Cuello de Diazas (2.145 metros). Son 900 metros por la cara sur de Ordesa por la Senda de los Cazadores.

Subida al Tozal del Mallo
  • Tozal del Mallo. Siete excursiones senderistas por Ordesa

Es el gran símbolo del valle de Ordesa. El Tozal del Mallo, con sus 2.254 metros, se alza como un torreón en los contrafuertes del Mondarruego. Su paredón sur de 300 metros de desnivel es el declarado deseo de los mejores escaladores de todo el mundo como lo es el Espolón del Gallinero, el Libro Abierto y La Fraucata. Pero el Tozal del Mallo también se puede subir andando en media jornada en un recorrido que pueden realizar senderistas con una condición física mediana.

En un recorrido común casi en su totalidad al del Circo de Cotatuero. Se asciende entre pinares durante algo más de una hora hasta que se llega a mitad de ascenso hasta la Rinconada de Carriata. Después se sube sin descanso hasta que el camino se divide. A la izquierda se puede subir por las Clavijas de Cotatuero y a la derecha por un pasamanos. Llegamos al umbral del Circo de Carriata. Al fondo del valle se accede a la Plana Catuarta y a la derecha la aérea Faja de los Flores. Nosotros nos desviamos a la izquierda. En menos de media hora de paseo se llanea plácidamente hasta la cima del Tozal del Mallo.

Ascenso al Monte Perdido
  • Cascada del Estrecho. Siete excursiones senderistas por Ordesa

Es el objetivo de muchos de los montañeros que visitan el Parque Nacional de Ordesa. La conquista del Monte Perdido, el techo de la cadena calcárea con sus 3.355 metros de altitud, la tercera cima más alta del Pirineo. La vertiente sur es muy sencilla y la pueden culminar personas con una buena condición física. Sin embargo, para subir por la vertiente norte de Pineta hay que tener buenos conocimientos alpinísticos.

La ruta normal se realiza en dos jornadas, con pernocta en el refugio de Góriz. El primer día se llega al refugio desde el recorrido clásico del fondo del valle por las cascadas de Arripas, del Estrecho, las Gradas de Soaso y la Cola de Caballo. Desde aquí el camino lleva a las Clavijas de Soaso y hasta el refugio. El segundo día superamos un desnivel de 1.100 metros desde Góriz (2.200 metros). El sendero parte en dirección noroeste por la margen izquierda del barranco de Góriz y para pasar por unos contrafuertes. Después pasamos por un laberinto de grandes bloques de piedra marcados por mojones. Llegamos al ibón helado, que con 2.988 se considera el lago a mayor altura del Pirineo (2.988 metros). Giramos a la derecha en dirección sureste y nos adentramos en la canal de fuerte pendiente que desciende desde la cima del Monte Perdido. Hay que tener cuidado con la Escupidera, muy peligrosa con nieve. La canal concluye en un pequeño collado justo encima de los glaciares de la cara norte. Giramos a la derecha hasta llegar a la cima tras algo más de tres horas de subida.

- Ricardo Marti. Nacido en Zaragoza hace 55 años. Ha trabajado en Melilla Hoy, Diario 16 de Aragón, El Punto Deportivo, Stadio Sport, Marca, Atletismo Español y El Periodico de Aragón. Publicó los libros Historia del Atletismo Aragonés y Los Olímpicos Aragoneses.

- Otros artículos de Ricardo Martí en RedAragon:

 
    1 2 Siguiente »  

Secciones
Últimas entradas
 
 
Más contenidos destacados en RedAragon

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Cartelera de cine Zaragoza, Huesca y Teruel.

Conciertos en Aragón

Conciertos

Agenda de conciertos en Zaragoza y otras capitales de Aragón. La música que viene.

Revista RedAragon

Revista RedAragon

Ya puedes descargar el número 36 de la revista RedAragon con la agenda cultural de noviembre.

Salón del Cómic

Salón del Cómic

El Salón de Zaragoza se celebra del 13 al 15 de diciembre en la sala Multiusos del Auditorio.

Agenda de gastronomía

Agenda de gastronomía

Jornadas, cursos, degustaciones, catas, talleres infantiles y otras actividades en torno a la gastronomía.

Agenda infantil

Agenda infantil

Agenda de actividades para toda la familia en Zaragoza, Huesca y Teruel.

Quiz Pueblos

Juego: ¿Cuánto sabes de Aragón?

Adivina a que pueblo o ciudad aragonesa pertenece cada foto en nuestro juego online.

Los destinos turísticos más visitados de Aragón

Turismo. Los + visitados

Los destinos turísticos más visitados de Aragón.