Ocio y Cultura

José Juste, La Bóveda del Albergue: "Potenciar la música y la cultura es nuestra filosofía"

(Redaragon)
02/02/2017 - 8:43 h.
0 comentarios

Charlamos con José Juste, el director de La Bóveda del Albergue, una de las salas zaragozanas que más conciertos y eventos programan y un espacio con un encanto difícilmente igualable

José Juste sobre el escenario de La Bóveda

El pasado 21 de enero el Albergue colaboró con el Ayuntamiento de Zaragoza para llevar a Fitur la propuesta de hacer de Zaragoza una ciudad de turismo cultural y para dar a conocer la escena poética y musical con el objetivo de traer públicos de fuera. Charlamos con José Juste sobre La Bóveda, sus actividades y el panorama cultural en Zaragoza.

¿Es difícil colaborar dentro del sector cultural?

Absolutamente, yo creo que es imposible. La colaboración es inexistente. No hay una agenda única, no hay proyectos comunes, cada uno vamos por libre. Creo que es el gran problema que tenemos. Hay problemas de audiencias, de público pero tampoco ofrecemos un producto homogéneo o cerrado sino que cada uno vamos por libre. En la sala hemos apoyado iniciativas jóvenes, queremos albergar iniciativas que no tengan mucha cabida en circuitos más comerciales, apoyar a bandas emergentes. Me parece alucinante que a las salas que estamos haciendo todo el año jazz ni se nos invita a la presentación del Festival de Jazz de Zaragoza. Pero lo mismo pasa con la poesía, que no se coordina. Somos los mineros del jazz: nosotros picamos, sacamos a la superficie y otros se llevan los premios. No me importa porque seguiremos haciéndolo.

Háblame un poco de la trayectoria de la Bóveda desde que abristeis

Compramos el edificio en 2007, lo rehabilitamos y en 2008 lo abrimos. Vamos a hacer nueve años de programación continuada. El jazz que hacemos es diferente, muy volcado hacia la ciudad, con grupos locales que queremos potenciar. Hay músicos que tienen que emigrar porque la ciudad no les da oportunidades, además están muy formados, vienen de conservatorios. En Zaragoza la mayoría de conciertos que funcionan son de grupos de fuera y los grupos de Zaragoza funcionan con los amigos. La banda que tiene pocos amigos no lo consigue. Creo que esto está motivado porque no hay una apuesta clara a nivel institucional. En la música se necesita crear una industria, marcarnos como objetivo que nuestros músicos que se están formando tengan una oportunidad. Siempre decimos que Zaragoza es una ciudad amable, que gusta a la gente, pero no sabemos venderlo. Zaragoza es una madrastra para Zaragoza y es el hada madrina para los de fuera y ese es un problema grave, no hay circuitos... para un grupo de Zaragoza es difícil abrirse camino. Muchos grupos de Zaragoza triunfan fuera y dentro no consiguen funcionar pero yo no quiero echar la culpa al público: la tenemos todos. El problema básico es que no hay una coordinación. Hay algo que me sorprende y es que cuando hay un concierto con entrada, los amigos de los músicos quieren entrar gratis. Nosotros intentamos apostar no tanto por grupos consolidados como por consolidar grupos.

La Bóveda es uno de los lugares más antiguos de la ciudad, una de las salas con más encanto

Es de 1472. Si esto estuviera en Barcelona, estaría petado. Creo que salas como esta hay muy poquitas en España si es que hay alguna. No creo que haya ninguna tan antigua, con estas características, tiene un sonido extraordinario. Torquemada manda a San Pedro de Arbués (El patrón de Épila) de inquisidor a la Corona de Aragón y como el convento de Santo Domingo estaba aquí al lado le construyeron este palacio. La estructura de aquí abajo se mantiene exactamente igual que era en 1400, la parte de arriba en 1600 se tira y se mantuvo hasta 2007 cuando compramos el edificio. Lo rehabilitamos como albergue, intentando mantener todo lo que se podía. Yo creo que en cuanto a sitio es el más diferente y majico de Zaragoza.

¿Qué otras características, además de la acústica, lo hacen bueno para los conciertos?

La acústica es muy buena, creo que somos la única sala de Zaragoza donde hacemos conciertos sentados. Eso con alguna banda nos cuesta discusión porque no están acostumbrados. Pero nosotros queremos que la gente venga a oír música, no que venga a ver un concierto. Por eso no somos un bar, somos una sala de música. Ahora hemos incorporado sillas como en el colegio para que la gente pueda poner las copas porque lo que queremos, aunque no sea muy comercial decirlo, es que la gente disfrute de los conciertos, oiga a los músicos. Eso nos diferencia del resto de salas, además del edificio en sí y la ubicación. Me interesa que la música se oiga, no me interesa tanto que la gente grite, salte, cante, baile sino que escuchen porque para mí el músico es un señor que cuando sube al escenario lleva un montón de horas detrás de ensayos y merece un respeto, escucharle y criticarle si lo hace mal. Todo esto nos define, es una sala tranquila.

La Bóveda programa jazz en directo todos los domingos
¿Cómo es la filosofía de La Bóveda?

Pretendemos albergar música, ser un punto de encuentro para gente que le guste la música, consolidar músicos. Nos interesan mucho las bandas emergentes porque se lo merecen, porque vivimos del albergue y podemos permitirnos ese lujo de que un día podamos perder dinero. Potenciar la música y la cultura es nuestra filosofía.

En parte gracias a La Bóveda del Albergue, a Las Armas... esta zona se está dinamizando en los últimos años. ¿Qué potencialidades tiene este barrio?

Este barrio me encanta. Está teniendo un despertar porque durante años fue marginal, complicado y con líos. Las Armas ha hecho también su papel. Una de las cosas de las que yo me siento orgulloso es que creo que tenemos bastante aceptación por parte de los vecinos, somos de las pocas salas que no tenemos problemas con los vecinos. Vienen muchos a decirnos que están encantados con nosotros porque hemos dinamizado el barrio. El público que tenemos es joven y movido. Hemos intentado todo tipo de actividades con el barrio y creo que se está consiguiendo dinamizarlo. Es un barrio complicado porque no hay mucha más oferta por aquí... pero eso también tiene el encanto de que es un sitio más secreto y exclusivo. Tenemos muchas visitas de gente que viene a ver la sala y el edificio y estamos encantados. Hay dos cosas que me gustaría cambiar en Zaragoza: una es que la calle Predicadores sea peatonal, que sería una maravilla. La otra cosa es que tirasen el muro que rodea el Pignatelli. Yo planteo que la calle Predicadores es la calle más ancha de todo el casco viejo porque era el paso de las comitivas reales. Es una calle que siempre ha existido y que une los que, para mí, son los edificios más importantes de Zaragoza: La Seo y La Aljafería. Esta calle está destinada a ser una de las más importantes de Zaragoza.

¿Qué planes tiene La Bóveda para este año?

Queremos potenciar un poco el flamenco porque se está haciendo muy buen flamenco en Zaragoza y queremos pelear por él. También seguir potenciando el jazz y dar oportunidad a bandas que están empezando, a bandas de adolescentes porque si queremos crear público (que es uno de los grandes problemas) tenemos que empezar porque los chavales puedan empezar a subir a escenarios, sentirse importantes y crecer con la música. Que es la oportunidad que tuvieron Bunbury, Amaral, etc. Otra propuesta que tenemos es crear una terraza que una Predicadores y Echegaray tirando uno de los muros de la sala. Una terraza donde se hagan pequeñas actuaciones en acústico, intentando no molestar a los vecinos. Que vengan cantautores, hacer poesía... Vamos a seguir apostando muy fuerte por la poesía y la literatura porque ahí hay público. La generación ésta que viene de 15 a 25 años me parece extraordinaria, tienen una sensibilidad total y también sus incongruencias porque son muy jóvenes, pero es un público que me encanta. A veces no me entiendo con ellos porque hay una barrera generacional muy bestia y me cuesta relacionarme, pero me entusiasma ver lo que están haciendo.

La poesía se ha hecho un importante hueco en la programación. Aquí un taller de Noches de Poemia
Precisamente te quería preguntar por la poesía. La prensa se ha hecho bastante eco de iniciativas como Noches de Poemia, por la buena respuesta y el éxito de afluencia, ¿cómo decidiste apostar por ello?

Teníamos a un chico de prácticas, Luis, y él siempre decía que teníamos que apostar por cosas nuevas. Pensé en hacer poesía. Gracias a él y a Sandra Lario lo movimos. El año pasado empezamos, hubo luces, sombras y problemas pero conseguimos más o menos estabilizarlo y descubrimos que hay una gran efervescencia de poetas en Zaragoza: han nacido editoriales, hay poetas impresionantes que hacen poesía maravillosa. Ahora gano más con la poesía que con la música: ha habido días que hemos tenido 180 personas aquí que casi no cabía la gente, un miércoles a las 8 de la tarde, me deja impresionado. Estoy entusiasmado con la poesía. Una de las cosas que sí nos planteamos es que esto sirva de germen. Vemos que hay salas que apuestan por lo mismo y nos hace ilusión, no queremos ser exclusivos ni excluyentes. Si conseguimos que en Zaragoza y alrededor haya una gran oferta cultural de poesía, de música, de bandas emergentes conseguiremos que la gente venga y lo consuma... Un coche hecho en Bratislava o en Estados Unidos es exactamente igual a uno fabricado aquí, pero la música y la forma de escucharla no. Tenemos que buscar nuestras diferencias, valorar nuestra cultura... A mí lo que me gustaba del siglo XIX es la burguesía ilustrada que se preocupaba por su ciudad. Ahora no, ahora delegamos en alguien que nos lo haga, que decida por nosotros..., me parece triste lo poco que se involucra la gente en su ciudad. Hay que despegar y proponer cosas diferentes.

¿Crees que hay una apuesta clara de las instituciones por la cultura?

La administración es un reflejo de la sociedad y como estamos en una sociedad en la que cada uno va a lo suyo y no somos capaces de colaborar, los políticos lo que hacen es escucharnos. Hacen acciones populistas, intentan mover las cosas pero siempre desde una óptica no integradora, muy de círculos de amigos. Yo creo que tenemos que empezar a buscar sinergias, colaboraciones y movernos por nuestro lado. La administración no es ni buena ni mala, es un reflejo de nuestra desunión. Todo el mundo se queja de que no hay público pero luego se quedan todos quietos esperando a que alguien lo solucione. Zaragoza, en el aspecto cultural, es una ciudad de odios no de amores. Todo el mundo se odia, todos tienen envidia y todos quieren protagonismos. Yo no tengo ganas de protagonismo pero sí tengo una hipoteca y eso me presiona mucho.

Y los zaragozanos, ¿sitúan la cultura como una de sus prioridades?

Yo creo que no. Zaragoza tiene un problema y es que la gente tiene pueblo y los fines de semana si puede, la gente se va. Incluso los nacidos en Zaragoza valoran más su pueblo que Zaragoza y eso creo que es un hándicap porque es como una ciudad dormitorio o de trabajo. El ocio la gente se lo plantea en su pueblo. Todavía no hay una generación que sienta Zaragoza como una ciudad suya. El problema es que no nos sentimos identificados con la ciudad, no nos sentimos orgullosos.

En la programación de La Bóveda caben propuestas como las clases de pintura de 'Salir con Arte'
¿Qué falla para que cueste tanto que la gente perciba que tiene que pagar por ver a un músico? O por la cultura en general

Yo creo que ha fallado mucho la cultura esta de todo subvencionado. Ha fallado la burguesía ilustrada, las administraciones deberían coordinar más que potenciar. Es decir buscar recursos, empresas, asociaciones, salas... Tenemos que intentarnos poner de acuerdo y destinar muchas horas a escucharnos, aprender a dialogar. Nosotros intentamos concienciar a la gente de que el músico tiene que ganar algo. La música en disco está perfectamente definida, pero en directo es cuando ves cómo es un artista y sobre todo ves que son un grupo de personas que se ponen de acuerdo para conseguir una cosa en común. Ese es el gran mérito de una banda de música. De repente, cuatro personas que igual no tienen nada que ver se juntan y hacen algo juntos... Las bandas en las que todo el mundo se apoya a mí me encantan porque, sonarán mejor o peor, pero lo que oyes es un trabajo y un esfuerzo en común, cosa que ahora se ve muy poco. Es una demostración de que hay gente dispuesta a trabajar, a perder muchas horas por una afición que comparten. Es lo que más me emociona de la música. Yo no vengo del mundo de la música, todo lo he aprendido aquí. Siempre digo que nunca había ido a un concierto hasta que organicé uno, nunca me había interesado la música. Ahora he aprendido y me emociono. Es para poner un altar a esas cuatro o cinco personas que se encierran en una sala durante muchas horas para poner unos temas en conjunto y (gratuitamente o pagando, me da igual) son capaces de ofrecerlo, de buscar dar una sensación y hacer que la gente vibre. Me parece maravilloso.

Tantos años programando de forma tan continuada, ¿cuáles han sido vuestras propuestas más extrañas, los grupos más arriesgados?

Arriesgados hemos traído muchos. Lo más complicado igual han sido los grupos de música sefardí, culta o folclórica, son difíciles... Todo lo que sean grupos de fuera poco conocidos también son complicados. Estuvimos casi tres años haciendo música clásica y era una apuesta arriesgada porque venía muy poca gente. Los ricos van por prestigio a ver música clásica para hacerse ver. Tú haces un concierto aquí en una sala pequeña y tendrás un público mediano pero si lo pones en un Auditorio, ya solo por el postureo funcionaría mucho. Si traes tributos sabes que vas a llenar.

Tampoco te cierras ante ningún estilo...

Hemos hecho de todo. No creo que haya un solo estilo que no hayamos hecho: desde misas hasta una noche de sadomasoquismo. Hemos tenido grupos de musulmanes rezando. Es un sitio abierto donde se puede hacer cualquier cosa. Hemos tenido castristas y anticastristas. Hemos tenido una muestra de todo el mundo menos de Corea del Norte.

¿A quién te gustaría poder traer?

Estoy peleando para traer más bandas de jazz españolas. No soy nacionalista, lo quiero dejar claro, pero soy de apoyar a los productos españoles y creo que tenemos una gran cantera de músicos y me da rabia que tengan que irse. Tenemos que potenciarnos. Yo no soy de grandes bandas sino de proyectos. Cuando alguien me llama con proyectos extraños me encanta.

¿Cómo ves la situación actual de los músicos?

Yo creo que hay que diferenciar al músico profesional que cobra entrada y al que hay que darle de alta en la Seguridad Social y luego los amateurs que igual traen a 10 personas. Hay que conseguir, en la medida de lo posible, que esos amateurs vayan pasando a profesionales. Estoy de acuerdo moralmente con que haya que dar de alta a los músicos en la seguridad social cuando hay entrada, obligatoriamente.

El tango también tiene un hueco reservado en La Bóveda
¿Cómo se mantiene La Bóveda?

A través de la Asociación de Salas recibimos 4.500 euros al año de subvención. De ciclos no hemos pedido nunca. Del Ayuntamiento recibimos con el convenio con Ambar. De la DGA lo hemos solicitado por primera vez pero está muy complicado. Nos salimos un poco de la norma porque a las bandas que vienen de fuera les ofrecemos alojamiento gratuito y a algunas hasta cuatro días y eso es muy difícil de justificar. La financiación la hacemos a base de los conciertos y del bar y del albergue que sufraga todas las actividades. Llevamos 9 años haciendo jazz todos los domingos sin una sola subvención. Sin embargo en Zaragoza cuando alguien se plantea hacer algo de jazz lo primero que se plantea es una subvención. Yo no acabo de entender que todo lo que es el mundo cultural tenga que estar ligado a subvenciones y los que no tenemos estamos mal vistos.

¿Cómo afecta que la sala esté dentro de un albergue?

La idea de la sala es también potenciar el albergue, yo creo mucho en el albergue porque es la promiscuidad social. En un hotel se persigue la intimidad y en el albergue la promiscuidad, la comunicación. Una persona tímida lo va a pasar muy mal porque procuramos que haya contacto. En Europa esto funciona mucho, en España somos un caso extraño.

Dime un deseo que tengas para 2017

Que la gente vaya a los conciertos, salga y se mueva. Me gustaría conseguir que Zaragoza se convierta en una ciudad de cultura, que la gente se acostumbre a venir aquí a conciertos, y pase un fin de semana disfrutando de la ciudad. Aquí se van a encontrar gente amable, volcados hacia el público. Tiene que haber una estructura de grandes salas y otra de pequeñas salas y complementarnos. Que Zaragoza sea atractivo como destino de cultura no patrimonial. Tarde o temprano tendremos que sentarnos todos los implicados y plantearnos que podemos vivir todos, estamos todos en el mismo barco. Zaragoza tiene un montón de bandas y me da rabia porque son muy buenas con sonido muy potente y que sin embargo no encuentran su público.

Enlaces

Laura Latorre es graduada en Periodismo por la Universidad de Zaragoza. Ha trabajado en la sección de Cultura de El Periódico de Aragón y ahora colabora en RedAragón y en Zero Grados. Se define como lectora y escritora vocacional y melómana

 Otros artículos de Laura Latorre en RedAragon:

Comentarios

Todavía no hay comentarios en José Juste, La Bóveda del Albergue: "Potenciar la música y la cultura es nuestra filosofía".

Tu comentario

Regístrate para comentar, o Entra si ya estás registrado/a

Agenda de gastronomía: rutas de la trufa y del cocidoCalendario de andadas populares en Aragón 2017

Secciones
Últimas entradas
Archivo
 
 
Más contenidos destacados en RedAragon

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Cartelera de cine Zaragoza, Huesca y Teruel.

Conciertos en Aragón

Conciertos

Agenda de conciertos en Zaragoza y otras capitales de Aragón. La música que viene.

Revista RedAragon

Revista RedAragon

Ya puedes descargar el número 34 de la revista RedAragon con la agenda cultural de octubre.

Fiestas del Pilar

Fiestas del Pilar

Especial fiestas del Pilar de Zaragoza. Del 4 al 13 de octubre de 2019

Agenda de gastronomía

Agenda de gastronomía

Jornadas, cursos, degustaciones, catas, talleres infantiles y otras actividades en torno a la gastronomía.

Agenda infantil

Agenda infantil

Agenda de actividades para toda la familia en Zaragoza, Huesca y Teruel.

Quiz Pueblos

Juego: ¿Cuánto sabes de Aragón?

Adivina a que pueblo o ciudad aragonesa pertenece cada foto en nuestro juego online.

Los destinos turísticos más visitados de Aragón

Turismo. Los + visitados

Los destinos turísticos más visitados de Aragón.