Qué hacer-imprescindible

San Antón y San Sebastián. Hogueras de enero en Aragón

(Redaragon)
16/01/2018 - 18:49 h.
0 comentarios

El fuego como elemento purificador para empezar el año. En todo Aragón es tradición celebrar con grandes hogueras las festividades de San Antón y San Sebastián

Elemento profundamente ligado a nuestro ciclo vital, el fuego es un ingrediente fundamental de la cultura popular, omnipresente en las manifestaciones culturales de carácter más atávico. En el nuevo año, alrededor de los días de San Antón y San Sebastián, en multitud de pueblos de Aragón se mantiene la tradición de encender hogueras y bendecir los animales. Vamos a conocer algunas de las más significativas.

La Encamisada de Estercuel. Foto: www.facebook.com/Encamisadaestercuel/
La Encamisada de Estercuel. Foto: www.facebook.com/Encamisadaestercuel/
La Encamisada de Estercuel. Foto: www.facebook.com/Encamisadaestercuel/
Encamisada de Estercuel

De todas estas fiestas la que más fama tiene es la de Estercuel, los Sanantones, en los que se celebra la popular procesión de la Encamisada. No es de extrañar: las quince enormes hogueras que se encienden en una población de apenas 250 habitantes, la sumergen en llamas, haciendo díficil creer que pueda amanecer intacta al fuego. La encamisada se celebra en honor a San Antón en agradecimiento a haber librado a la localidad de una peste que azotó los pueblos de alrededor. Y por ese motivo el fuego es uno de sus componentes fundamentales. Esta fiesta se incluye en el calendario de Fiestas de Interés Turístico de Aragón.

Cada año la fiesta se celebra el fin de semana más próximo a San Antón, este 2018 el sábado 20 y domingo 21 de enero. El sábado se montan las hogueras. La cofradía de San Antón, formada por 7 matrimonios (más siete matrimonio entrantes que "aprenden" el oficio) se encarga de las hogueras de la plaza de la Iglesia, de la Fuente y del portal de los Mártires. Cada barrio se ocupa de montar su propia hoguera hasta completar las 15 que actualmente conforman el recorrido (en los orígenes de la fiestas solo se encendían dos hogueras). El pueblo compite por organizar la mejor hoguera y recoger la mayor aliaga (que será indultada hasta el día siguiente). 

La Encamisada de Estercuel. Foto: www.facebook.com/Encamisadaestercuel/
La Encamisada de Estercuel. Foto: www.facebook.com/Encamisadaestercuel/
La Encamisada de Estercuel. Foto: www.facebook.com/Encamisadaestercuel/

A las siete de la tarde se enciende la primera hoguera en la plaza de la Iglesia y se utiliza su fuego para ir encendiendo el resto. Al son de las campanas, comienza entonces la procesión de la Encamisada que recorre las 15 hogueras. La procesión la encabezan los portadores de los Tederos (antorchas), seguidos por los gaiteros, el Procurador (con el estandarte de San Antón), el Rey, el Conde, los entrantes y el Ayuntamiento con todo el pueblo. Como curiosidad, la Encamisada se realiza en sentido contrario al de las procesiones normales, quizá por el significado entre pagano y religioso de la rogativa. A continuación cada barrio se retira a su hoguera donde se aprovechan las brasas para cenar. La fiesta termina con baile con los gaiteros y la actuación de un grupo musical.

A la mañana siguiente, por la mañana, se realiza la "llega" (recolecta), acto en el que los cofrades recorren todo el pueblo para comenzar ya a preparar la fiesta del próximo año. Antiguamente se donaban pastas y alimentos que se rifaban posteriormente. Hoy las casas donan dinero y las pastas y licores se dejan para agasajar a los cofrades. En la misa se bendice el pan, que se repartirá entre todos los asistentes y se celebra un procesión con los santos. Terminada la procesión, en la plaza se quema la aliaga más grande de las recogidas el día anterior y se celebra un vermú popular en el que se tocan la jota de "El Reinau" y el baile de las Coronas, en el que se escenifica el cambio de poderes: los cargos salientes y entrantes se ceden el sombrero. La fiesta termina con el pasodoble de Estercuel.

Durante todo el fin de semana de los Sanantones se podrá visitar en Estercuel el Centro de Interpretación del Fuego, espacio consagrado a explorar la siginificación del fuego en nuestra cultura y en la fiesta. El centro se halla situado en las antiguas cuevas del castillo de Estercuel. 

Hoguera de San Sebastián en Castelserás
Hoguera de San Sebastián en Castelserás. Foto de Héctor Izquierdo
Hoguera de San Sebastián en Castelserás. Foto de Héctor Izquierdo

También incuída en el calendario de Fiestas de Interés Turístico de Aragón y reconocida como Bien de Interés Cultural, esta fiesta tiene su acto central en la hoguera que se enciende la víspera del Día de San Sebastián, patrón de Castelserás. El corazón de la hoguera es un álamo que los vecinos casados de la localidad seleccionan y cortan de entre los crecen en la ribera del Guadalope. Sus altura no puede ser mayor de 24 metros ni inferior a los 19 metros. Se "planta" en la plaza del Rolle, izado con cuerdas desde los balcones de la plaza en un acto que los vecinos viven con gran emoción. A su alrededor se dispone cuidadosamente la hoguera con diferentes leñas, formando un conjunto de unos 14 metros de base y 8 metros de altura. A las 10 de la noche los "caramballeros" encienden la hoguera. Las llamas alcanzan los veinte metros de altura saturando la plaza de luz y calor. Cuando están las llamas en su apogeo comienza el Rodat, baile al son de la gaita y el tambor de gran antigüedad. El danzante se protege la cara con el antebrazo y gira sobre si mismo y alrededor de la hoguera sin descanso. Las reducidas dimensiones de la plaza obligan al danzante a permanecer muy cerca de las llamas, tanto que en ocasiones se le chamusca la ropa.

En cuando el fuego lo permite se procede a cortar el álamo. Apoyándose en los troncos todavía incandescentes, los vecinos "entran" en la hoguera para derribarlo a golpe de hacha. La hoguera de Castelserás se prende la víspera de San Sebastián, este año el viernes 19 de enero.

San Antonio en el Matarraña
Hogueras de San Antoni en el Matarranya. Foto: Comarca del Matarranya
Hogueras de San Antoni en el Matarranya. Foto: Comarca del Matarranya
Hogueras de San Antoni en el Matarranya. Foto: Comarca del Matarranya
Hogueras de San Antoni en el Matarranya. Foto: Comarca del Matarranya
Hogueras de San Antoni en el Matarranya. Foto: Comarca del Matarranya
Hogueras de San Antoni en el Matarranya. Foto: Comarca del Matarranya
Hogueras de San Antoni en el Matarranya. Foto: Comarca del Matarranya
Hogueras de San Antoni en el Matarranya. Foto: Comarca del Matarranya

Las celebraciones del día de San Antoni en la Comarca del Matarraña se incluyen asimismo en el calendario de Fiestas de Interés Turístico de Aragón. Se celebran desde la antigüedad en 17 localidades de la comarca (excepto Fórnoles) y son las festividades más importante del ciclo festivo de invierno. Cada localidad puede aportar su elemento diferenciador a la celebración pero el elemento común y fundamental es siempre la hoguera, que se construye con la participación de los vecinos. A su calor se reúne el pueblo y se aprovechan sus brasas para asar chuletas, longanizas, chorizos y morcillas para una suculenta cena. Al día siguiente, con las cenizas de la hoguera todavía presentes es tradición bendecir los animales y repartir pan o torta bendita.

Hoy en día cada localidad escoge cuándo encender su hoguera para recibir al mayor número de vecinos, bien la víspera del 17 de enero como antaño o en los fines de semana anterior o posterior. Así, este año en Arens celebran la jornada el sábado 20 de enero; en Beceite el martes 16, víspera de San Antonio; en Cretas el sábado 13 de enero; en Fuentepalda el viernes 19; en La Fresneda el martes 16 y el miércoles 17 con la salida de los diablets; en La Portellada el sábado 20; en Lledó el sábado 20 de enero; en Mazaleón el martes 16 y miércoles 17; en Monroyo el viernes 19 y sábado 20; en Peñarroya de Tastavins el sábado 20; en Torre de Arcas el sábado 20; en Torre del Compte el viernes 19; en Valdeltormo el martes 16; en Valderrobres el martes 16 y miércoles 17; en Valjunquera el sábado 20.

El resiliente San Antón

Artículo del historiador y periodista Luis Negro Marco para El Periódico de Aragón

La festividad de San Antonio Abad, que se celebra el 17 de enero, está íntimamente relacionada con la bendición de los animales y el fuego. Precursor de las órdenes monásticas, hacia el año 270, con apenas 20 años, el santo anacoreta lo dejó todo para retirarse al desierto -en Egipto, su tierra natal- y dedicarse por completo al ayuno, la oración y la lectura de textos sagrados. De ahí que se le represente habitualmente leyendo, o con un libro en la mano.

De la biografía de san Antón (muerto el 17 de enero del 356, a los 105 años de edad), destacan las tentaciones a las que lo sometió el demonio para hacerle desistir de su vida ascética y contemplativa. Vacuas promesas de lujuria y riquezas que al santo le eran presentadas por diablos, muy frecuentemente con apariencia de animales. De ahí que en las primeras representaciones del santo apareciera este junto a un lobo (símbolo de la avaricia) y un jabalí (símbolo de la lujuria). Ambos animales se hallan en esas imágenes dócilmente a sus pies, como signo de la victoria del santo sobre el mal.

Asimismo, la autodidacta sabiduría del santo eremita conseguía reconciliar a los enemigos, al tiempo que, por medio de su penitencia y plegarias, curaba milagrosamente las enfermedades de quienes en busca de sanación peregrinaban hasta él. Obras buenas que, al igual que la Menorá, la lámpara hebrea de siete brazos que iluminaba día y noche el tabernáculo, procedían del fuego de su caridad. De ahí que a San Antón, se le asocie también con el fuego que alumbra (sana) y que a la vez abrasa (purifica), destruyendo lo viejo para dar paso a lo nuevo.

En términos cristianos, representa el triunfo del bien (las siete obras de misericordia espirituales) sobre el mal (los siete pecados capitales). Otra de las atribuciones de san Antón fue la de su constante vigilia y preparación para la muerte, motivo por el que muy a menudo se le representa con una campanilla en la mano. Pero también porque fue el fundador de las órdenes monásticas, en las que era costumbre que los frailes anunciaran las actividades del día mediante el toque de una campanilla.

A partir del siglo XII, la asociación del fuego con la figura de san Antón se generalizó, debido a que pasó a invocársele para que mediante su intercesión, sanase a los enfermos aquejados de ergotismo gangrenoso. Una terrible enfermedad, muy frecuente a lo largo de toda la Edad Media, causada por un hongo (el cornezuelo del centeno), que intoxicaba el cereal con el que se hacía el pan. Al comerlo, las personas contraían la enfermedad, a la que pronto se llamó Fuego del Infierno, por la quemazón que sentían quienes la padecían. Y después recibió el nombre de Fuego de San Antonio, toda vez que las víctimas se encomendaban a San Antonio Abad buscando una cura eficaz, y que la primera Orden religiosa que se fundó para cuidar a estos enfermos fue la de los Antonianos.

Los frailes y caballeros de esta orden construyeron numerosos hospitales a lo largo de Europa occidental, siguiendo las vías que confluían con el Camino de Santiago. Sanatorios a los que los enfermos peregrinaban en busca de un remedio para acabar con su terrible dolencia. De ahí el bordón de peregrino, con empuñadura en forma de T (en referencia a la letra tau de los alfabetos hebreo y griego, como símbolo de inmortalidad y salvación -adoptada asimismo por la Orden de los Franciscanos-), que generalmente aparece en las figuras escultóricas y pictóricas de san Antón.

Parece ser, además, que los frailes antonianos utilizaban grasa de cerdo como parte esencial de la pócima (junto a pan no contaminado) con que curaban a los enfermos. De este modo, los fieles empezaron a donar estos animales a los hospitales, distinguiéndolos con una campanilla colgada de su cuello, en señal de que podían andar libres por las calles y comer cuanto encontraran, sin que nadie pudiera molestarles ni apoderarse de ellos. De ahí la representación de san Antón junto a un cerdo encascabelado a sus pies. Fue así como, sanador de almas y cuerpos, llegado el siglo XVIII, la milagrosa protección de san Antón se hizo también extensiva a los animales domésticos, generalizándose después el rito de su bendición el día en que la Iglesia celebra su festividad, es decir, el 17 de enero.

No obstante, no podemos dejar de pensar que los ritos que tienen lugar en torno a la celebración de san Antón, sean una asimilación cristiana de ritos paganos anteriores, relacionados con el año nuevo, la protección contra las enfermedades, y la renovación de los ciclos productivos ganadero y agrícola. Ritos en que los animales domésticos y el fuego cobraban especial protagonismo, como garantes de la supervivencia de la comunidad ante la crudeza de los meses de invierno. De hecho, en el panteón de dioses de los pueblos de la Iberia prerromana, se encontraba la diosa Ataecina (asociada posteriormente a la diosa romana Proserpina), siendo su animal sagrado la cabra. Diosa de la primavera, y protectora contra las enfermedades, para invocar su protección se encendían, también por estas fechas, antorchas y hogueras nocturnas, al tiempo que grupos de jinetes procesionaban por las calles a lomos de caballerías.

Comentarios

Todavía no hay comentarios en San Antón y San Sebastián. Hogueras de enero en Aragón.

Tu comentario

Regístrate para comentar, o Entra si ya estás registrado/a

Las orquestas europeas copan los conciertos de primaveraJavier Gurruchaga: "Este Merlín es un mago encantador y muy roquero"

Secciones
Últimas entradas
Archivo
Enlaces RedAragon
 
 
Más contenidos destacados en RedAragon

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Cartelera de cine Zaragoza, Huesca y Teruel.

Conciertos en Aragón

Conciertos

Agenda de conciertos en Zaragoza y otras capitales de Aragón. La música que viene.

Revista RedAragon

Revista RedAragon

Ya puedes descargar el número 21 de la revista RedAragon con la agenda cultural de julio y agosto.

Campamentos de verano

Campamentos de verano

Directorio de campamentos de verano en el Pirineo aragonés y colonias urbanas en Zaragoza, Huesca y Teruel.

25 Experiencias Turísticas en Aragón en 2017

Experiencias Turísticas en Aragón de 2017

25 originales experiencias para disfrutar de otra manera de los paisajes y patrimonio de la comunidad aragonesa.

Agenda infantil

Agenda infantil

Títeres, cuentacuentos, talleres y otras actividades para toda la familia en Zaragoza, Huesca y Teruel.

Quiz Pueblos

Juego: ¿Cuánto sabes de Aragón?

Adivina a que pueblo o ciudad aragonesa pertenece cada foto en nuestro juego online.

Los destinos turísticos más visitados de Aragón

Turismo. Los + visitados

Los destinos turísticos más visitados de Aragón.