Ocio y Cultura

Cristina Soria: "La tristeza es una emoción más, hay que vivirla de una forma natural cuando llega"

La periodista, coach y escritora Cristina Soria estuvo en Zaragoza el pasado día 16 presentando su último libro “Adiós, tristeza” en el que guía al lector por un proceso de 18 pasos que le ayudarán a reencontrar la alegría en su vida

Laura Latorre. 18/05/2017 - 11:01 h.
0 comentarios

 
La periodista Cristina Soria vino a Zaragoza a presentar <em>Adiós, tristeza</em>
¿Cómo decides escribir este libro?

- Es una decisión de parte de la editorial, normalmente ellos me lo proponen. Como yo no podía trabajar sobre la depresión porque no soy psicóloga ni psiquiatra, se enfocó hacia la tristeza y la empatía y fue volcar mi experiencia con mis clientes y conmigo misma.

- A veces parece que hay que esperar a que se vaya sola, ¿cómo se deshace uno de la tristeza, de la apatía?

- Es que si quieres que se vaya a lo mejor no se va porque está muy a gusto contigo, entonces hay que trabajarlo. Por eso estos libros tienen herramientas y trabajos para que el lector vaya poniendo de su parte para transformar este momento de tristeza y apatía, siempre que le hayamos dado un espacio. No se trata de "me deshago de ella porque sí" sino "la voy a escuchar, le voy a dar un espacio" y después ya empezaré a motivarme a mí mismo porque si no lo hago yo, por mucho que la motivación me venga de fuera, lo importante es el trabajo interno.

- ¿Depende todo de la fuerza de voluntad?

- Claro. Te pueden dar muchas palmaditas en la espalda, prometerte cosas y darte regalos y premios, pero al final eres tú el que tienes que luchar, pelear y trabajárselo. En la motivación siempre hay una parte extrínseca, que es la de fuera, pero la más importante, y a veces la más difícil, es la intrínseca, la que llevamos cada uno de nosotros.

- La autocompasión y el victimismo ¿son refugios fáciles?

- Sí, hay gente que se siente incluso muy cómoda pero al final no consigues nada. A lo mejor te lo soluciona la primera vez, la segunda, la tercera... pero eres tú quien tienes que sacarte las castañas del fuego y eres tú quien tiene que querer cambiar las cosas. Hay gente que frente a situaciones muy adversas y muy dramáticas han tenido la capacidad de sobreponerse y sobrellevarlo lo mejor posible. ¿Que no es la situación ideal? Pues posiblemente, pero han tenido la capacidad de salir adelante con lo que tenían y ver la parte positiva de lo que les ha tocado.

- ¿Qué pasa cuando estás triste pero no sabes por qué?

- Uno de los primeros pasos que hay en el libro es encontrar y reconocer ese origen de la tristeza. A veces viene por un duelo (me separo, ha muerto alguien, me echan del trabajo, me tengo que cambiar de ciudad o país obligada por las circunstancias) y eso es más fácil de identificar. Pero a veces me llegan personas que aparentemente lo tienen todo y que no saben por qué están tristes o apáticos. Hay muchas veces que a lo mejor no llevas la vida que te gustaría llevar o no sigues los valores que te han movido y te han enseñado, hay veces que no te das lo que necesitas, las relaciones con los demás no son buenas o esa estabilidad que tú necesitas en tu vida no la tienes porque falla algo. Lo importante es reconocer eso para poder transformarlo porque si no lo transformamos, la tristeza va a seguir allí.

- Por lo tanto es muy importante la actitud...

- Fundamental. Yo siempre resumo este libro en que al final es tu actitud: si tú quieres seguir quejándote y que te compadezcan y no cambiar nada, estupendo. Pero lo importante es la actitud de decir "voy a ser responsable, en qué fallo yo, en qué me he equivocado", pero no para reprochártelo sino para aprender, para tomar conciencia. Porque hay cosas que está en tu mano poder cambiar. Obviamente una enfermedad no podemos cambiarla, pero la actitud con la que yo me enfrento a ella sí, o qué decido hacer con mi vida a partir de entonces también. Eso es lo más importante para una persona.

- ¿La forma de afrontar una enfermedad suele influir en la recuperación?

- Sí, mira, yo a una de las personas a las que le dedico este libro, falleció en septiembre y el año pasado estuvo en la presentación de mi libro anterior ya muy malito. Cuando le detectaron ELA me dijo "es una faena, soy joven pero también ya he vivido muchas cosas, he sido muy feliz, voy a aguantar dignamente lo que pueda aguantar". Fue una lección para todos los que estábamos a su alrededor, sobre todo para su mujer y su hija, a las que de alguna forma no les transmitió ese dolor en exceso. Una de las cosas que él me enseñó cuando era pequeña es que "cuando puedas cambiar las cosas cámbialas y si no puedes, sigue para adelante". Encontrarte gente así hoy en día que es muy difícil, te reconforta porque la pena la tienes pero sabes que se ha ido con dignidad, siendo feliz y con la capacidad de despedirse de todos.

- Explicas en el libro que si te educan para ser inseguro vas a serlo toda la vida, ¿cómo luchas contra estas formas de ser impuestas cuando no conoces otra forma de ser?

- Claro, ahí no eres responsable de cómo te han educado y tampoco creo que lo sea la otra persona porque posiblemente lo ha hecho por sus miedos e inseguridades. Pero es importante, cuando a ti te toca educar al otro, que tengas conciencia de que transmitiéndole miedos va a ser una persona miedosa, que transmitiendo una actitud negativa va a ser negativo. Tenemos una responsabilidad cuando nos dedicamos a la educación o cuidado de los demás. Es importante, no para machacarnos, sino para darnos cuenta de que una parte nuestra se queda ahí impregnada y que van a crecer con esa mochila. Pero todo se puede cambiar: puedo nacer en un ambiente negativo, me podrá costar más cambiarlo pero tengo la capacidad de transformarlo si yo quiero.

- Este momento que vivimos, tan cambiante, donde todo sucede rápido y hay tanta información, ¿influye un poco en que haya gente que se sienta triste o apática?

- Sí, y luego estamos pensando siempre en expectativas materiales: conseguir tal trabajo, tal sueldo, tal casa, casarme y tener los hijos. Parece que vamos todos programados para conseguir cosas y hay muchas veces que nuestra vida va por otro camino o no le damos importancia a eso. Yo creo que en la lucha y la competencia hay una parte que es muy buena porque puedes aprender a sacar cosas buenas de ti, pero otras veces puede generar un gran dolor porque a lo mejor no puedes alcanzarlos o porque no es la línea de tu vida que tú quieres seguir. Es verdad que somos una sociedad cada vez con más presión de conseguir y conseguir y no nos paramos a pensar en lo que realmente queremos nosotros y si no cumples con lo que todo el mundo espera ya ni te cuento. Es una losa y un peso que te condiciona mucho. Es importante dejar a cada uno ser feliz con lo que decide que le hace feliz. Hay que ser generosos en ese sentido.

- Otra cosa que comentas en "Adiós, tristeza" es que es importante preocuparse por uno mismo y no solo por los demás.

- Sí, pero es que nos sentimos egoístas. Si me cuido, me protejo y pienso en mí un ratito es como: eres mala madre, mala hija, mala hermana, mala esposa mala mujer... y no. Yo tengo ámbito para todo el mundo y hay un rinconcito que es el mío y lo tengo que cuidar porque luego nadie viene a repararte ese daño, estás tú para repararlo. Es muy importante darnos nuestro propio espacio y saber realmente lo que queremos. Hay veces que no estamos con una persona que pueda darnos lo que necesitamos o nosotros no podemos dárselo a ella y hay veces que me exijo muchas cosas que no me puedo dar o no me doy las que necesito. Entonces vamos a pensar en eso, no solo en los demás.

- ¿Cuánto ayuda hablar sobre un tema o llorar para superarlo?

- Mucho. Verbalizarlo es fundamental y llorando te quedas como nuevo aunque luego te duela la cabeza y tengas los ojos como dos huevos duros (risas). A todos nos ayuda verbalizarlo porque una cosa es lo que pensamos y otra cuando lo ponemos en palabras y lo escuchamos o alguien nos escucha. Por eso el coaching tiene tanto poder, porque tú parafraseas lo que dice el otro. De repente ves que lo que tú has expresado te lo expresa otra persona y cambia mucho. Para mí verbalizar el problema y llorar es una parte importante de superar la tristeza. El aguantarte y guardártelo para ti mismo lo único que puede hacer es que al final salga por otro lado y normalmente es peor porque es en forma de enfermedad o somatización y es peor.

- ¿Dónde está el límite entre la nostalgia y la tristeza?

- La nostalgia en parte está bien. Cuando vengo a Zaragoza recuerdo dónde iba de pequeña, donde tomaba mis primeras copas, me entra la nostalgia. Pero creo que hay que vivir cada momento y cada etapa es buena y bonita. Si me dieran la oportunidad de volver atrás, yo no volvería con la máquina del tiempo. Lo pasado pasado está, ahora estoy en el presente hacia el futuro. En el libro recuerdo el olor de la tortilla de patata que hacía mi abuela paterna, que además era mi madrina y teníamos un vínculo muy especial, ese olor me recuerda a mi infancia. Siempre que vengo a Zaragoza le hago una visita a la Virgen porque le pido mucho y le tengo que dar las gracias, pues el olor de la basílica es muy característico y es como mi casa, mi seguridad. Pero no me puedo quedar en eso siempre, cada etapa es maravillosa y tengo otro papel distinto que es ser responsable de dos criaturas, de mirar al futuro, sacarlos adelante y también es muy bonito. O sea que vamos a aprovechar cada momento.

La periodista Cristina Soria vino a Zaragoza a presentar <em>Adiós, tristeza</em>

- La importancia de las relaciones es algo que también destacas en el libro. ¿Cómo se identifica a alguien tóxico, sobre todo cuando es cercano?

- Obsérvate cómo te vas de los encuentros con esas personas. Todos somos energía y nos relacionamos con energía y tú sientes (hay gente que somos mucho más sensitivas que otras) mal rollo o sales agotado. O de repente hablas con un amigo y te das cuenta de que solo te cuenta sus penas y nunca te escucha. Ahí empiezan las señales de la persona tóxica. Hay veces que no te puedes deshacer de esas personas porque forma parte de tu entorno. Un marido tóxico a lo mejor lo puedes dejar pero ¿un padre o madre tóxicos, cómo los dejas? Siempre evito dejar que se recreen en esa negatividad, en esa toxicidad. Luego intento cargarme de cosas positivas, yo internamente me hablo mucho y cuando me encuentro con este tipo de personas me digo que esos son sus problemas y su negatividad y que no es para mí. De alguna forma es como "esto es tuyo, es tu responsabilidad y no la mía, si quieres ayuda yo te ayudo pero no me contagio de todo".

- Es fácil contagiarse...

- Muy fácil, lo bueno y lo negativo. Vamos a intentar contagiarnos de las positivas y para las malas echarnos un aceitito a ver si podemos repelerlas un poco.

El coaching cada vez se conoce más, ¿cómo decides dedicarte a esto?

- Me dedico al coaching después de pasar un episodio con mi hija que me sumió en la mayor de las tristezas y que coincide con que tengo que dejar un trabajo. Necesito ayuda para mí, para recomponerme y restablecerme. Empiezo a trabajar el coaching para mí y me gusta tanto que quise dedicarme a ello. Cuando has vivido un proceso es más fácil ponerte en el lugar de coach. Es verdad que en empresas a nivel de motivación o liderazgo se ve muy bien pero a nivel personal cuesta todavía encajar que tienes un coach, que además piensas que es algo carísimo que no te puedes permitir. El programa de TV me ha abierto esa puerta y me ha permitido dar a conocer el coaching a nivel de la calle que es a lo que yo me quiero dedicar. Cuando se van esas personas con esa ayuda tan a gusto para mí es la mayor satisfacción del mundo. Son como mis hijitos.

- ¿Cómo quieres que Adiós, tristeza ayude al lector?

- Quiero que le valga y le sea de utilidad. Si lo quiere aconsejar, más agradecida todavía. Pero yo creo que al final el objetivo es que se vea que la tristeza es una emoción más, hay que vivirla de una forma natural cuando llega, no hay que darle la espalda, hay que darle su tiempo y después de eso remontamos. Es algo mucho más normal que lo que creemos que es. Es una emoción que nos da información y hay que verlo desde el punto de vista positivo porque si no la experimentáramos no aprenderíamos muchas cosas que aprendemos con ella. Lo importante es relativizar las cosas, no es todo tan tragicómico. Vivimos en la tremenda comedia eternamente y eso, en nuestro día a día, es agotador. Siempre tiendo a normalizar las cosas y a que la persona descubra que en sus manos está el cambiar. Pero en sus manos, no en las de los demás. El feedback que recibo de los lectores es muy positivo y les está ayudando mucho, así que estoy encantada porque escribo para ellos. Yo no necesito aumentar mi ego, yo lo que quiero es que el lector que lo coja diga "me ha valido, me ha servido y muchas gracias". Cuando vas a firmas y ves que hay muchos lectores, que en autoayuda es muy complicado, y tienen tus cuatro libros y te da un subidón. A veces pienso "qué poco le ha valido el primero" (risas) pero no, es que les gustan y quieren tenerlos todos. Es verdad que te satisface mucho porque la autoayuda dentro del mundo literario siempre ha estado peor vista. Cuando haces este tipo de libros quieres que le llegue a la mayor parte de personas posible, que les sea útil y fácil y que lo empiecen y lo terminen.

- Entonces, aquello de lo que no te mata te hace más fuerte, ¿es verdad?

- Sí, lo tengo clarísimo. Todos tenemos la capacidad de revivir y superar la tristeza.

- El libro se compone de 18 pasos pero, ¿qué consejos les das a los lectores para un momento de bajón?

- Pues identificarlo, observar sus pensamientos y las palabras que utilizan con ellos mismos, trabajar su interior (descanso, alimentación, ejercicio físico, relaciones con los demás y ellos mismos). Luego también trabajar esa parte exterior que parece más superficial pero que sepamos que a través de colores, olores, de relaciones a los demás, de cómo tenemos nuestra casa, nuestro lugar de trabajo, nos puede ayudar a, aunque estemos hechos un asco por dentro, a vernos con mejor cara.

- Finalmente, ¿qué te hace a ti ser feliz?

- Pues yo hace mucho tiempo decía, y lo cuento en el libro, que era que todo mi alrededor estuviera bien pero he descubierto que todo mi alrededor está bien cuando yo estoy bien. Me llena 100% mi profesión, disfruto muchísimo con el coaching, con la comunicación y con la televisión aprendo muchísimo. Yo soy una persona que necesita aprender cosas nuevas y distintas y exigirme. Creo que el dar charlas, talleres, el ayudar a personas es lo que me hace realmente ser feliz. No me importa echar veinte mil horas: si tengo una sesión que me dura hora y media no me importa porque estoy ayudando a otra persona. Disfruto y creo que la gente de mi alrededor me ve feliz y eso les hace ser felices y yo estoy de nuevo feliz. Es fundamental el estar a gusto contigo mismo y yo lo estoy.

Laura Latorre es graduada en Periodismo por la Universidad de Zaragoza. Ha trabajado en la sección de Cultura de El Periódico de Aragón y ahora colabora en RedAragón y en Zero Grados. Se define como lectora y escritora vocacional y melómana

 Otros artículos de Laura Latorre en RedAragon:

Más noticias de Ocio y Cultura

Ocio y Cultura

 

Ocio y Cultura

 

Ocio y Cultura

 
 
 
Comentarios

Todavía no hay comentarios en Cristina Soria: "La tristeza es una emoción más, hay que vivirla de una forma natural cuando llega".

Tu comentario

Regístrate para comentar, o Entra si ya estás registrado/a

 
Festivales de Huesca
Festivales de Huesca
Festivales de Aragón 2019

Escenarios culturales de referencia

Salas de conciertos
Teatros
Pabellones y grandes escenarios
Centros culturales
Otros escenarios
Archivo
 
 
Más contenidos destacados en RedAragon

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Cartelera de cine Zaragoza, Huesca y Teruel.

Conciertos en Aragón

Conciertos

Agenda de conciertos en Zaragoza y otras capitales de Aragón. La música que viene.

Revista RedAragon

Revista RedAragon

Ya puedes descargar el número 36 de la revista RedAragon con la agenda cultural de noviembre.

Salón del Cómic

Salón del Cómic

El Salón de Zaragoza se celebra del 13 al 15 de diciembre en la sala Multiusos del Auditorio.

Agenda de gastronomía

Agenda de gastronomía

Jornadas, cursos, degustaciones, catas, talleres infantiles y otras actividades en torno a la gastronomía.

Agenda infantil

Agenda infantil

Agenda de actividades para toda la familia en Zaragoza, Huesca y Teruel.

Quiz Pueblos

Juego: ¿Cuánto sabes de Aragón?

Adivina a que pueblo o ciudad aragonesa pertenece cada foto en nuestro juego online.

Los destinos turísticos más visitados de Aragón

Turismo. Los + visitados

Los destinos turísticos más visitados de Aragón.