Ocio y Cultura

Nacho Abad: "Quiero que el lector se plantee hasta dónde llegaría para conocer la verdad"

El periodista de sucesos y criminólogo presentó el lunes 19 de febrero en la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés su novela "Sé que estás viva"

Sandra Alquézar. 20/02/2018 - 18:04 h.
0 comentarios

 
Nacho Abad. Foto: Sandra Alquézar

El periodista de sucesos y criminólogo Nacho Abad presentó en la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Zaragoza su novela Sé que estás viva, la continuación de La verdad está equivocada. En esta segunda parte, un hombre condenado por el asesinato de su mujer deberá demostrar su inocencia con la ayuda del policía que lo metió entre rejas.

-En primer lugar, para alguien que no se haya leído Sé que estás viva, ¿qué puede encontrar al abrir esta novela?

-Va a encontrar una novela policiaca, un thriller entretenido en el que se plantea un misterio y cada página te va llevando a su resolución, pero no termina de resolverse hasta el final. Por eso, cada página te va atrapando y metiendo más en la historia. El lector va a encontrar sobre todo mucho entretenimiento.

- ¿Cómo ha influido tu trayectoria como periodista de sucesos en la escritura de esta novela?

- Ha influido en todo. Yo decidí empezar a escribir cuando me di cuenta de que en mi trabajo hay determinadas cosas que no se pueden contar, ya sea porque no son políticamente correctas o porque son un análisis demasiado profundo. Observo ciertas cosas que no me gustan y por eso un día decidí convertirlas en novela, desde mi enfado, desde la perspectiva de saber lo que se puede mejorar en el sistema judicial, en la policía o en el periodismo. Por eso, escribí para entretener pero también con muchos mensajes por debajo; por ejemplo, uno de los mensajes que planteo en este libro es que el lector llegue a preguntarse qué estaría dispuesto a hacer para conocer la verdad, hasta dónde llegaría para conocer esa realidad oculta.

- Así que tu pasión por la escritura nace de tu trabajo.

- Sí, eso es, nace de esas cosas que no se pueden contar. Creo recordar que hay un libro de Gabriel García Márquez que se llama Noticia de un secuestro sobre el que el autor decía que era en realidad un gran reportaje, pero no había ningún medio de comunicación que soportase tantas páginas y por eso le dio un formato de libro. Yo he hecho un poco lo mismo, pero haciendo novelas.

-¿Cómo nació la idea de Sé que estás viva y de la historia que la precede (La verdad está equivocada)?

- La idea surge de un juicio, que no diré cuál es, en el que me pareció ver cómo se mentía, cómo había falsedades, falsos testimonios, en el que me enfadé porque empecé a comprender que no todo era tan bonito como nos lo habían pintado y que en todas las profesiones existe gente buena y gente mala. La verdad es que me enfadé mucho con lo que vi y me dije “quiero denunciar esto, vamos a jugar a esto”. Por eso, ya en el primer libro, yo presento a un personaje y hago que le caiga mal al lector y cuando ya lo tengo ahí entonces planteó la pregunta: “sabiendo que es inocente, ¿tú le condenarías o no?”. Quiero llevar al límite al lector para que tome decisiones en función de lo que es moralmente correcto y lo que es legalmente correcto, porque entre esos dos conceptos existe una gran diferencia.

- Aunque no puedas hablar de ningún caso específico, ¿podemos reconocer algún caso real en tu historia?

- Por supuesto, en la novela hay cosas reales o que están basadas en cosas reales, en casos conocidos. Lo que ocurre es que es muy ecléctica, porque dentro de ella hay muchos casos. De hecho, hay un juez que aparece en la novela que, si uno se fija bien, puede averiguar quién es, porque es una figura conocida.

- ¿Se puede leer Sé que estás viva sin haber leído La verdad está equivocada?

- Sí, puede hacerse. Publiqué La verdad está equivocada en Ediciones B y con Sé que estás viva me cambié a La esfera de los libros y en esta editorial me pusieron la condición de que la segunda novela fuese standing alone, es decir, que se sostuviese sola. El libro puede leerse individualmente y lo que estoy comprobando es que a la gente que le gusta Sé que estás viva –y es bastante porque se están agotando las ediciones–, luego se compran La verdad está equivocada, porque se quedan con ganas de más y saltan a la primera. La narración lógica es empezar con la primera y seguir con la segunda, pero puedes leerte esta última y prescindir de la primera perfectamente.

- Ya en tu primera novela, y también en esta segunda, realizas una crítica al sistema judicial, a la labor policial y a los medios de comunicación. ¿Es un recurso de ficción o refleja la realidad española?

- Sí y no. Es una novela verosímil en algunos casos, pero realmente, ¿en qué nos fijamos los periodistas siempre?: en lo que es excepcional. Y eso refleja la novela. Aun así, es cierto que he notado de un tiempo a esta parte que los medios de comunicación tendemos a exponer los casos y la opinión pública decide y condena sin conocer los sumarios, sin saber en profundidad, sin haber escuchado a los participantes. Antes de que llegue el juicio hay una condena social que puede influir en una condena posterior; de hecho, hay gente que llega a un juzgado sabiendo que le van a condenar.

- ¿Crees que los medios deberían ser más cuidadosos con la información de sucesos y tribunales?

- Deberíamos ser más cuidadosos con todo lo que tenga que ver con tribunales y además deberíamos cuidar muchísimo más la presunción de inocencia y ser más rigurosos en todo. Yo intento ser siempre lo más riguroso posible en base a los papeles y la documentación que tengo pero los papeles no siempre dicen la verdad, uno tiene que hacerse preguntas a veces.

Sé que estás viva, de Nacho Abad

Sé que estás viva
Autor: Nacho Abad
Editorial: La Esfera de los Libros
Páginas: 512
Edición: papel
Precio: 22,90 euros

- ¿Dirías que a veces en el sistema judicial español se trata más de demostrar tu inocencia que tu culpabilidad?

-En eso se basa el libro. En principio se iba a llamar Probatio Diabolica, para hacer referencia a que en España la fiscalía tiene que demostrar que alguien es culpable, pero la Probatio Diabolica ocurre cuando tú tienes que demostrar que eres inocente porque entras al juicio ya condenado. En la novela, el presunto asesino comienza estando en la cárcel, condenado por un asesinato en el que no se había encontrado el cuerpo, tan solo había aparecido un hueso, y en función de ese hueso y de otros indicios se le había condenado. Este hombre está convencido de que él no mató a su mujer, pero la única manera que tiene de salir de la cárcel es probar que ella está viva, por eso pide ayuda a un policía para que la encuentre, solo así puede probar que él no la ha matado. Esto es el colmo del surrealismo, pero es lo que está pasando actualmente en algunos casos.

- Además se añade la complicación de que la investigación se hace al margen de la estructura legal, porque él ya ha sido condenado.

-Claro, ya está condenado y el policía que le ayuda tiene que tirar hacia delante sin estructura policial ni judicial, no puede pinchar teléfonos, no puede pedir facturas de luz y de gas a la compañía para saber si hay alguien viviendo en una casa, no puede hacer nada. Es una investigación de músculo policial antiguo, con imaginación y con ayuda de los amigos.

- Tal vez otra de las claves de la novela sea el realismo de los personajes, lo verosímiles que resultan. ¿Cuál es la clave para dotar de tanta realidad a tus protagonistas?

- Para empezar hui de los estereotipos, del típico bueno y malo. Yo quería que fuesen todos malos y suponía que esto iba a sorprender. Hay algún personaje bueno, pero realmente todos tenemos nuestras aristas, nuestros armarios con sus puertas cerradas que no queremos que nadie habrá porque son nuestras cosas. Yo creo que ni los malos son malos al cien por cien, ni los buenos lo son tampoco, y yo he querido jugar a eso, a que fuesen personajes reales, de la vida real.

- Al igual que hiciste en la primera novela, Sé que estás viva se divide en tres partes. ¿Por qué decides adoptar esta estructura?

- En primer lugar, porque quería plantear el misterio y enganchar a través de él. De repente, es muy trepidante porque el ritmo es muy ágil y después hago un corte en el que explico cuál es la personalidad de la mujer desaparecida y cómo se ha construido a sí misma, me sirve para explicar quién es ella, a quién se busca y ahí el lector empieza a entender muchas cosas. Por último, el final es de nuevo trepidante, para intentar responder a todas las incógnitas.

- ¿Cómo se consigue que una historia que en principio tiene miles de cabos sueltos acabe cuadrando?, ¿cómo se hace para que todas las piezas encajen?

- Es un trabajo muy difícil, tuve que repasarlo una y otra vez y asesorarme mucho en la parte técnica con algún especialista forense, con policías… He tenido que pedir ayuda para hacer esquemas de la trama y de los personajes, de sus vidas, ver si todo cuadra o no, plantear dónde quería resolver las preguntas y por qué. Es complicadísimo, es como hacer un puzle y hay que dedicarle muchas horas.

- Entonces para las partes más técnicas de tu novela has recibido asesoramiento policial.

- Para todas. He hablado con una prestigiosa forense que se involucró mucho en la historia, he hablado con el jefe de la UCO, Juan Jesús Reina, que es el jefe de la investigación del caso Diana Quer, con Carlos Segarra, que fue el jefe de la investigación de la desaparición de la peregrina de Astorga... Yo no quería que saliese un conejo de la chistera y resolver el caso, sino que fuese verosímil, y por eso les pedí ayuda.

- Tu primer libro, Diario de una becaria, fue escrito en clave de humor. ¿Por qué decidiste cambiar de registro con La verdad está equivocada y Sé que estás viva?

- No lo sé, lo cierto es que la vida me ha llevado, no ha sido ninguna decisión premeditada.

- En relación al tema del que hablabas en tu primer libro y como periodista que eres, ¿cómo ves la situación del periodismo actualmente?

-Lo veo muy mal, económicamente está mal, creo que los sueldos son muchas veces ridículos, aunque esto lleva siendo así toda la vida. Y además creo que estamos tendiendo más hacia el show que hacia la información y eso no me gusta.

- Y el tema de los becarios, ¿qué te parece?

-En la época en la que yo fui becario no se cobraba, actualmente se cobra. Se ha regulado todo mucho más. Antes tú eras becario, te ibas presentando en todos los lugares personalmente y te cogían o no dependiendo de tu maña, tu capacidad oratoria, etc. Ahora creo que todo funciona a través de convenios con las universidades y ahora cobran, lo que no sé es si han invertido antes mucho más para luego recibir algo. La verdad es que el tema de los becarios lo llevo fatal, entiendo que la gente tiene que aprender, pero lo llevo muy mal.

- ¿Se vuelve uno pesimista después de tantos años dedicándose a los sucesos? ¿Alguna vez llegas a casa pensando que el mundo es un horror o al final uno se anestesia de estas cosas?

- Muchas veces llegas a casa pensando que el mundo es horrible y también te anestesias, todo a la vez. Por mucha coraza que te pongas siempre hay algo que acaba entrando y a mí me cuesta mucho. Lo que pasa es que soy un apasionado de contar historias, buenas y malas, y hay veces que en esta profesión podemos ayudar, podemos colaborar con la policía en resolver casos, podemos dar respuestas a las familias, y eso equilibra mucho.

- Bajo tu experiencia, ¿crees que la maldad es algo implícito en el ser humano o que son un conjunto de circunstancias las que llevan a alguien a cometer un delito?

-Yo creo que cuando un niño nace puede tener determinados componentes que le pueden hacer más travieso y que esa travesura hay que programarla mejor, porque si la potencias puedes acabar encontrándote con un adulto psicópata. Creo que hay un factor genético y un factor ambiental y este último hay que tratarlo, pero también pienso que cada día los padres hacemos más dejación de funciones, ponemos menos límites… Creo que nuestros padres eran más duros de lo que somos nosotros ahora.

- ¿Cómo consigues compatibilizar tu trabajo en el programa, tus crónicas para el periódico, tu vida personal y, además, la escritura?

-Bastante mal. Para escribir los libros, quedándome sin vacaciones y restándole horas a la noche; durante la escritura de las dos novelas he dormido una media de tres o cuatro horas diarias y eso al final te acaba dejando agotado, no merece la pena a veces. Pero es muy complicado porque incluso te llega a generar problemas, yo tengo que hacer el esfuerzo de dejar el móvil fuera de la mesa durante las comidas y las cenas porque si es una noticia lo cojo y ya no les dedico ese tiempo a mis hijos y a mi mujer, así que me obligo a dejarlo y que esperen. Me cuesta una barbaridad, me está costando más esto que dejar de fumar.

- ¿Alguna vez te has planteado dedicarte por completo a escribir?

-Si vendiese lo suficiente, sí. De hecho me encantaría dedicarme solo a escribir y olvidarme de la televisión, de la prensa y de todo. Sí, me hace mucho más feliz la escritura. Además yo creo que todos tenemos fases en la vida y llegará la fase en la que quiera solo escribir, aunque para eso tengo que vender mucho.

- Después de La verdad está equivocada, decidiste continuar con una segunda parte de la novela… ¿Nos encontramos ante una trilogía?

- No lo sé. En mi cabeza está, no te digo que no, tanto un tercer libro como otras historias que van tomando fuerza. Hoy van a estar aquí en la presentación muchos policías por el tema de la equiparación salarial, algo que apoyo, y ellos no paran de luchar y ojalá pudiesen ser un ejemplo para mí, pero yo estoy muy cansado de escribir. A veces es agotador llegar el jueves a casa y que te llamen de La Razón y te digan “¿qué tema tienes en exclusiva para este fin de semana”?, y después el viernes en la tele te dicen “oye, ¿qué tema tenemos para el lunes?”. Parezco una fábrica de información y llega un momento en el que hay que parar un poco, y desgraciadamente donde freno es en la literatura, porque lo demás me da de comer a diario.

Sandra Alquézar es Graduada en Periodismo por la UZ. Trabaja en la sección digital de El Periódico de Aragón y colabora en Redaragon. Lectora voraz, escritora aficionada, consumidora incansable de música y cinéfila.

 Otros artículos de Sandra Alquézar en RedAragon:

 

Más noticias de Ocio y Cultura

 
 
Comentarios

Todavía no hay comentarios en Nacho Abad: "Quiero que el lector se plantee hasta dónde llegaría para conocer la verdad".

Tu comentario

Regístrate para comentar, o Entra si ya estás registrado/a

 
Festivales de Verano en Aragón 2018
Festivales de Verano en Aragón 2017

Escenarios culturales de referencia

Salas de conciertos
Teatros
Pabellones y grandes escenarios
Centros culturales
Otros escenarios
Archivo
 
 
Más contenidos destacados en RedAragon

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Cartelera de cine Zaragoza, Huesca y Teruel.

Conciertos en Aragón

Conciertos

Agenda de conciertos en Zaragoza y otras capitales de Aragón. La música que viene.

Revista RedAragon

Revista RedAragon

Ya puedes descargar el número 25 de la revista RedAragon con la agenda cultural de diciembre.

#diciembremesdelcomic

#diciembremesdelcomic

Actividades por el Salón del Cómic de Zaragoza

25 Experiencias Turísticas en Aragón en 2017

Experiencias Turísticas en Aragón

25 originales experiencias para disfrutar de otra manera de los paisajes y patrimonio de la comunidad aragonesa.

Agenda de Navidad

Agenda de Navidad

Agenda de actividades navideñas para toda la familia en Zaragoza, Huesca y Teruel.

Quiz Pueblos

Juego: ¿Cuánto sabes de Aragón?

Adivina a que pueblo o ciudad aragonesa pertenece cada foto en nuestro juego online.

Los destinos turísticos más visitados de Aragón

Turismo. Los + visitados

Los destinos turísticos más visitados de Aragón.