Ocio y Cultura

Cristina López Barrio: "La literatura impulsa a la aventura"

La finalista del Premio Planeta 2017 Cristina López Barrio presentó este martes 24 de abril en la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés su novela Niebla en Tánger

Sandra Alquézar. 26/04/2018 - 18:03 h.
0 comentarios

 
Cristina López Barrio en la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Zaragoza. Foto: Sandra Alquézar

La finalista del Premio Planeta 2017 Cristina López Barrio presentó este martes 24 de abril en la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés su novela Niebla en Tánger. La obra es un ejercicio de metaliteratura que cuenta la historia de Flora, una mujer que viaja a Tánger en busca de su amante perdido impulsada por la lectura de una novela.

-En primer lugar, ¿qué ha supuesto para ti ser finalista del Premio Planeta?

-Ha sido un antes y un después, tanto en el plano profesional como en el personal. En lo profesional, por la promoción y publicidad que acarrea este premio, la posibilidad de que muchos lectores se acerquen a mí para saber quién es la finalista del Premio Planeta. Todo eso da la oportunidad de que, si les gusta, se lean otras novelas mías o me sigan. Es un premio para conseguir lectores, para aumentar lectores, y es todo un honor formar parte de la lista de escritores en lengua española que han ganado o quedado finalistas del planeta.

Y a nivel personal está siendo, desde el mes de octubre, un año muy emocionante. Estoy muy cansada, eso sí; ahora mismo, por ejemplo, vengo de Sant Jordi y estoy agotada, pero he conocido a cantidad de compañeros y he podido compartir experiencias con los lectores en muchísimos eventos. Es una riqueza enorme a nivel personal, por eso digo que en ambos niveles esto es un regalo que me ha tocado. Es muy intenso y emocionante, una de esas experiencias que te regala la vida y que hay que aprovechar a tope y agradecerlas.

-¿Cómo está siendo el encuentro con los lectores durante la gira del libro?

-La verdad es que es una de las situaciones que más enriquece. Me gusta mucho cuando los lectores me dicen que han viajado, que han podido sentir la ciudad, que es una novela muy sensorial en la que Tánger se vive, se huele, se siente. También hay muchas mujeres que se han sentido identificadas con el personaje de Flora, mientras que a otros lectores les gusta más la parte de la novela que lee Flora, que es la parte de ese Tánger internacional, esa parte de historia, del territorio de nostalgia que es Tánger. Y la verdad es que enriquece mucho que te cuenten sus impresiones porque una vez está en sus manos la historia ya no es mía, sino que la historia ya es de los lectores. Cada uno la vive a su manera y le hace reflexionar, tiene más empatía con un personaje u otro, y eso al final lo que hace es darle vida al libro en cada uno de los lectores.

-¿Escribiste la novela con la idea de presentarla al premio?

-Desde el principio no. Yo empecé a escribir la novela y fue entonces cuando mi agente literaria me dijo que la íbamos a presentar al premio Planeta. Todavía no la tenía terminada, llevaba unos cuantos capítulos que ella leyó, además de leerse la sinopsis que yo tenía en ese momento, y le gustó mucho. Me dijo que probásemos, que nos presentáramos al Planeta, a ver qué pasaba. Y hasta aquí.

-¿Qué puede encontrarse el lector en Niebla en Tánger?

-Va a encontrar, en primer lugar, un viaje a un lugar exótico como es Tánger, pero también un viaje al interior de la protagonista: Flora Gascón. Es un viaje por el corazón y la cabeza de una mujer que está en un proceso de cambio, en busca de su identidad. Es también una historia de amor, de la búsqueda de un amante perdido, además de una historia de misterio sobre la desaparición de un hombre en el puerto de Tánger en el año 1951. Y es, por supuesto, un homenaje a lo que son los libros. Es una historia que cuenta como una persona que está atrapada en una vida que no le gusta y no sabe cómo cambiar, de pronto decide lanzarse a la aventura a raíz de una novela y el misterio que encuentra encerrado en ella. Es una manera de decir que la literatura moviliza, que la literatura hace reflexionar, que la empatía con los personajes te hace de alguna manera volver los ojos hacia ti mismo. La literatura impulsa a la aventura y puede llegar a ser peligrosa, como también digo en la novela.

-Es una metáfora, entonces, de cómo la literatura nos lleva a emprender nuevos caminos.

-Así es. Es un homenaje a lo que para mí ha sido la literatura, primero como lectora y luego como escritora. Para mí la literatura ha sido un refugio y me ha salvado la vida muchísimas veces. Y es una referencia también a todo lo que me ha proporcionado, no solamente los momentos de disfrute, sino también los momentos de reflexión, esa reflexión que luego te moviliza, que te hace sentir ciertas emociones en un momento dado. Es un homenaje a lo que son los libros, a lo que los libros hacen y provocan en la vida de las personas.

-En la novela aparecen, además, muchas referencias a obras literarias: al Quijote, a Oscar Wilde… ¿Se podría decir que es un homenaje a los libros que a ti te han marcado como lectora?

-Sí, es un homenaje a la literatura, a lo que significa la lectura y lo que puede significar en la vida de las personas. También a los libros y escritores que a mí me han influenciado y por último a lo que es el proceso creativo, a lo que es la propia ficción.

Niebla en Tánger, de Cristina López Barrio

Niebla en Tánger
Autor: Cristina López Barrio
Editorial: Editorial Planeta
Páginas: 320
Edición: Tapa dura / Ebook
Precio: 21 euros (13 ebook)

-Además, Niebla en Tánger es una novela dentro de otra novela. ¿De dónde surge esta idea?

-Esta idea surge de un cuento de Julio Cortázar que se llama Continuidad de los parques. Es un cuento en el que un hombre está leyendo una novela en la que aparece una pareja de amantes en un bosque y poco a poco vemos como esta pareja de amantes sale de la novela y va introduciéndose en el mundo del lector. Era una manera de jugar también con la idea de hasta qué punto los personajes de una novela pueden cobrar vida, utilizar esta idea como herramienta para de alguna manera resolver el misterio policiaco que también hay en la novela. Y al final se trata de plantear un reto al lector para que juegue con lo que es la ficción y la construcción de personajes y de la propia historia.

-¿Ha supuesto un reto este proceso de crear una novela dentro de otra?

-Ha sido la parte más difícil, porque la historia de Flora y la de Marina (la protagonista de la novela que lee Flora) transcurren nutriéndose la una de la otra, de tal manera que lo que ocurre en una va tomando sentido en la otra y viceversa. Y, además, el final había de ser circular, cerrado, el mismo para las dos historias, por eso es lo que más me ha costado. Ha sido un poco una labor de ingeniería, como un puzzle. Además, la novela tiene también una parte policiaca y ahí siempre tienes que dosificar el misterio, no dar ni mucho ni poco, para que el lector no se canse porque la historia no avanza pero sin desvelárselo todo muy pronto; es gotita a gotita, la gotita justa.

-¿Por qué elegiste Tánger como escenario para la novela?

-Fue algo que casi salió a mi encuentro. Yo estaba en Marruecos en un viaje familiar y un amigo sevillano me invitó a Tánger y me enseñó la ciudad, paseamos por ella, me habló de su historia, me llevó a una librería que es mítica allí y me presentó a una judía sefardí que me contó su historia. Yo había estado en Tánger hacía unos veinte años y ya entonces me encantaba la cultura árabe, todo lo oriental, y al volver allí afloró de nuevo en mí ese gusto que tenía por esta ciudad tan sensorial: el canto del muecín, el sonido de la fuente, el olor del jazmín, de la hierbabuena... Todo eso me invadió. Estaba buscando un escenario para que transcurriera la novela que está leyendo Flora y para que ella viajara y de repente lo encontré: Tánger.

-El Tánger de Marina es muy distinto al Tánger de Flora, ya que su historia transcurre muchos años antes. ¿Tuviste que documentarte para hablar de esa parte?

-Sí, claro. La documentación ha sido por una parte leer libros; he leído algunos de la historia de Tánger, como uno de Leopoldo Ceballos que me ha ayudado mucho, pero también novelas, porque siempre me gusta leer novelas relacionadas con lo que escribo. Leí La vida perra, de Juanita Narboni, para documentarme sobre el mundo católico y español; El pan a secas, de Mohamed Chukri, para todo lo relacionado con el mundo musulmán y también para la parte más marginal y de pobreza, y Los muertos de Roni, de Leo Aflalo, que habla sobre el judaísmo. También ha habido una documentación emocional a partir de la gente que conocí allí a través de mi amigo y que me enseñó la ciudad, me contó la historia de su familia y me hizo ver Tánger bajo sus ojos y bajo las cosas que les sucedieron. Esta última labor documental es muy importante, porque no es solo la visión que te da un libro, sino algo mucho más vivo.

-Antes comentabas que muchas mujeres se sentían identificadas con el personaje de Flora, una mujer que lleva una vida normal, rutinaria, de la que de pronto se cansa. ¿Es una muestra de a dónde podemos llegar todos si nos atrevemos a salir de nuestra zona de confort, de que todos podemos ser protagonistas de una aventura?

-Creo que sí, creo que es una novela cuyo propósito era contar una historia sobre hasta dónde podemos llegar si nos arriesgamos y si no tenemos miedo. También es verdad que cuenta una situación que suele ser más común en las mujeres, esa situación de seguridad, de comodidad, económicamente más precaria, con un matrimonio que ya no funciona, a veces con hijos, y que cuesta mucho romper. Por eso la novela cuenta de qué manera esta mujer rompe con todas estas barreras y vive la vida que ella quiere vivir y no la vida que esperan que viva. Además, la protagonista también está muy presionada por su madre, que quiere que tenga un hijo, y ella no quiere decepcionarla.

Desde el principio el propósito era que el personaje protagonista de la historia fuera una mujer y está contado desde los ojos de una mujer, aunque esté en tercera persona. Nunca vemos lo que piensa el marido, ni lo que siente, siempre está puesto el foco dentro de Flora, de la mujer. Por eso creo que es una manera de contar que se puede romper esa comodidad, esa seguridad, aunque toda elección suponga una renuncia, pero que se puede ser valiente y buscar cuál es el camino donde te encuentras bien, que es lo que hace Flora.

-Y también Marina, ¿no? Porque de otra forma ella también rompe con lo que se espera de ella.

-Claro, son dos personajes que tienen muchos puntos en común. En el caso de Marina se trata de otra época, ella es una niña que desde que tiene 13 años hace su ajuar, su destino ya está programado, es casarse con un judío adinerado y formar parte de la alta sociedad de los judíos sefardíes de Tánger. Pero ella se rebela y ahí también tiene ese punto en común con Flora, que todo en la vida las lleva por un carril pero ellas no quieren ir por ahí, quieren ir por otro. Son como heroínas, ¿no? Por eso también aparece el personaje de Penélope, que es un personaje mitológico que me gusta mucho, y muchas veces la mujer tiene este papel pasivo, de espera, y tanto Flora como Marina rompen un poco con eso.

-Otro de los personajes de Niebla en Tánger dice una frase muy llamativa: “todos los personajes de un escritor existen”. ¿Lo crees así?

-Yo creo que sí, y este también es el juego que se utiliza en la novela, basado en el libro de La decadencia de la mentira, de Oscar Wilde, de hasta qué punto los personajes de una buena historia cobran vida. Hay mucha teoría literaria sobre esto, sobre el misterio de la creación; hay muchos ámbitos, como la pintura o la literatura, en los que una obra artística cobra vida, y en este caso son los personajes. También es verdad que en este caso es un juego con el misterio que entraña la novela y con el cuento de Cortázar, el hecho de que el personaje de un libro puede salir del mismo y meterse en la vida “real” de uno de los personajes de la novela, que al final no deja de ser también ficción.

-¿Con qué mensaje te gustaría que se quedaran los lectores al terminar la novela?

-Yo quiero que cada uno tenga su mensaje. Soy una contadora de historias, no tengo ningún propósito moralizante ni mensaje. Yo cuento historias, que es lo que siempre me ha gustado hacer, leer y contar historias, y para cada lector la novela tendrá un mensaje- Eso es lo que importa.

-¿Tienes en mente un próximo libro?

-Poco a poco lo voy intentando, lo que pasa es que no tengo mucho tiempo para trabajar en ella. Llevo un cuaderno donde tomo notas y voy montando el principio, pero todavía no tengo una idea bien definida, necesito un poco de tranquilidad y de paz para poder reflexionar, pero estoy en ello.

-Acaba de ser el Día del Libro y otro año más vemos a la gente salir a la calle a disfrutar de la lectura y los autores. ¿Dónde crees que reside la magia de los libros que hace que nunca nos cansemos de ellos?

-En primer lugar creo que la magia está en el libro como papel, porque la gente no sale el Día del Libro a comprarse un e-book. De alguna manera, el libro sigue teniendo esa parte de objeto mágico, el hecho de abrirlo, olerlo, tocarlo… Es esa magia, no solo de la historia que encierra, sino del libro en sí mismo como objeto y todo lo que ello conlleva: montar una caseta, el librero, el escritor que lo firma, el lector que viene… Es una sinergia, un círculo que hace que todo lo que rodea al mundo del libro sea especial, y más en el Día del Libro. Yo creo que el libro en papel nunca va a morir, sino que va a convivir con el libro electrónico y cada uno tendrá su lugar y su momento.

Sandra Alquézar es Graduada en Periodismo por la UZ. Trabaja en la sección digital de El Periódico de Aragón y colabora en Redaragon. Lectora voraz, escritora aficionada, consumidora incansable de música y cinéfila.

Otros artículos de Sandra Alquézar en RedAragon:

Más noticias de Ocio y Cultura

 
 
Comentarios

Todavía no hay comentarios en Cristina López Barrio: "La literatura impulsa a la aventura".

Tu comentario

Regístrate para comentar, o Entra si ya estás registrado/a

 
Festivales de Verano en Aragón 2018
Festivales de Verano en Aragón 2017

Escenarios culturales de referencia

Salas de conciertos
Teatros
Pabellones y grandes escenarios
Centros culturales
Otros escenarios
Archivo
 
 
Más contenidos destacados en RedAragon

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Estrenos y cartelera de cine de la semana

Cartelera de cine Zaragoza, Huesca y Teruel.

Conciertos en Aragón

Conciertos

Agenda de conciertos en Zaragoza y otras capitales de Aragón. La música que viene.

Revista RedAragon

Revista RedAragon

Ya puedes descargar el número 23 de la revista RedAragon con la agenda cultural de octubre.

Periferias Huesca 2018

Periferias Huesca 19.0

Del 18 al 28 de octubre el festival Periferias se centra en el eje temático del "género"

25 Experiencias Turísticas en Aragón en 2017

Experiencias Turísticas en Aragón

25 originales experiencias para disfrutar de otra manera de los paisajes y patrimonio de la comunidad aragonesa.

Agenda infantil

Agenda infantil

Títeres, cuentacuentos, talleres y otras actividades para toda la familia en Zaragoza, Huesca y Teruel.

Quiz Pueblos

Juego: ¿Cuánto sabes de Aragón?

Adivina a que pueblo o ciudad aragonesa pertenece cada foto en nuestro juego online.

Los destinos turísticos más visitados de Aragón

Turismo. Los + visitados

Los destinos turísticos más visitados de Aragón.