RedAragon. Todo Aragón en internet.Ofrecido por El Periódico de Aragón.

17. Naturaleza a la vista. Observar y fotografiar la fauna aragonesa

Los mamíferos en Aragón

A orillas del Ebro, en la sal depositada, algún animal dejó su huella al pasar a beber.
Lirón careto (Eliomys quercinus).
No es difícil observar muciélagos como estos de la Cueva de la Sima en Ricla.
Oso pardo (Ursus arctos).
El zorro (Vulpes vulpes) suele ser sociable con el ser humano, por lo que no es difícil de fotografiar.
En parques faunísticos como Lacuniacha, es posible fotografiar escenas como esta del celo de la cabra montés.
Sarrio (Rupicapra pyrenaica).
Marmota (Marmota marmota).
Gamo (Dama dama).
En charcas y estanques habitan ranas como la de la imagen.
Alrededor de setenta especies de ­mamíferos habitan en Aragón. En general, son más difíciles de observar que las aves por sus hábitos nocturnos y por su carácter huidizo. Es fun­damental a la hora del estudio y observación de mamíferos, la paciencia y el tesón y saber reconocer sus huellas y señales, porque será, en muchas ocasiones, lo único que encontraremos de ellos.
Vamos a hacer un repaso por las especies más representativas, agrupadas por familias:
Insectívoros. Familia integrada por pequeños mamíferos que se alimentan de insectos, entre ellos el erizo europeo, habitante de zonas boscosas, ambientes agrícolas y huertos cuya principal amenaza son los atropellos. Las musarañas, los mamíferos más pequeños, (alguna especie no sobrepasa los seis gramos de peso) y los topos que nos dejan pistas con sus toperas, montículos de tierra en prados de siega y campos de labor también forman parte de esta familia. Igual que el raro desmán ibérico, también llamado desmán de los Pirineos, que habita en ríos y torrentes limpios y oxigenados del Pirineo.
Murciélagos. La familia más numerosa, hasta diecisiete especies diferentes de quirópteros habitan en Aragón. Sin embargo, son animales­ poco conocidos y valorados en general, aún cuando cumplen una importante función reguladora del número de insectos, manteniendo el equilibrio y librándonos de las molestias. La mayoría de las especies habitan en cuevas, que abandonan durante la noche para alimentarse. Es fácil verlos volar al atardecer en pueblos y ciudades cerca de las farolas y puntos de luz donde se concentran los insectos. En la Sima de San Pedro en Oliete (Teruel) viven hasta siete especies diferentes de murciélagos. En las ciudades es fácil observar al murciélago enano y al rabudo.
Carnívoros. El grupo más conocido, el de los grandes mamíferos terrestres, carnívoros y cazadores. Entre los cánidos, el zorro rojo, que puede verse al amanecer y al atardecer en casi cualquier punto de Aragón. De esta familia, también el lobo, que se extinguió en Aragón hace unas décadas pero del que se empiezan a avistar ejemplares en Comunidades vecinas como Navarra. El oso pardo, el más emblemático de los mamíferos, habita en los valles de Hecho y Ansó como testigo de lo que un día fue un Pirineo habitado por los osos.
El grupo de los mustélidos, pequeños mamíferos carnívoros, está bien repartido por Aragón. Comadreja, turón, garduña y tejón habitan en todas las provincias, la marta y el armiño son propias de alta montaña, la primera en bosques y el segundo en prados. La nutria, mamífero acuático que vive en las cabeceras de los ríos menos contaminados y de la que es fácil encontrar excrementos y huellas en las orillas. En el río Gállego a su paso por Polituara, el Matarraña, el río Ara por Bujaruelo, el Jalón e incluso el río Ebro es posible encontrar huellas de nutria y, quién sabe si con un poco de suerte, poder disfrutar con sus gráciles movimientos en el agua.
Artiódáctilos. Este grupo lo componen mamíferos herbívoros que se apoyan sobre un número par de pezuñas en cada extremidad: ciervo, jabalí, corzo, sarrio y cabra montés representan esta familia en Aragón. Su gran tamaño y sus costumbres no totalmente nocturnas hace que, con un poco de empeño, podamos verlos. El sarrio cada vez es más abundante en las montañas pirenaicas. En verano en lo más alto, por encima de 2.000 metros de altitud en el valle de Ordesa, valle de Tena, valle de Benasque o valle de Canfranc; en invierno, obligados por la escasez de alimento, hacen desplazamientos más al sur, siendo posible verlos desde la carretera del Portalet o desde la subida al Balneario de Panticosa. Qué decir del jabalí, repartido por toda la Comunidad; es fácil ver sus rastros de hozadas en la tierra en busca de raíces, bulbos y hongos. El ciervo, el mamífero más grande de cuantos habitan en Aragón, se concentra en los Montes Universales de Teruel, el vedado de Fraga en la provincia de Zaragoza y el valle de la Garcipollera en Huesca. El corzo, en expansión en la actualidad, es de comportamiento más tímido y discreto y habita en lo más profundo del bosque.
Otros. La familia de los roedores, de las más numerosas, está representada por ratas, ratones, ratas de agua, topillos, lirones, ardillas y marmotas. Esta última es muy fácil de observar en los pastizales alpinos y en los prados donde pasta el ganado en el Pirineo. Introducida en Francia hace décadas, ha prosperado y ahora forma parte de nuestro paisaje pirenaico. Las ardillas, habitantes de casi cualquier lugar que tenga árboles, nos harán disfrutar con sus movimientos y dejarán huellas de su paso en forma de piñas roídas para extraer los piñones.
De la familia de los lagomorfos, dos especies bien conocidas, el conejo y la liebre, especies cinegéticas por excelencia, se dejarán ver al atardecer y en la noche deslumbradas por los faros del coche.

En RedAragon

Top búsquedas

Enlaces recomendados

Otras webs del Grupo Zeta:
El Periódico de Aragón | Gran Enciclopedia Aragonesa | El Periódico del Estudiante | Territorio Golf

Contacto - Ayuda - Aviso Legal - Publicidad - RSS
© Copyright 1998-2008. Diseño Web: DiCom Medios, S.L.

NTT Corporación Publicitaria de Medios